Policiales

HALLARON MUERTA A UNA JOVEN EN LA CASA DE SU EXPAREJA

Una joven de 23 años fue encontrada asesinada este lunes en la casa de su expareja en la localidad bonaerense de Quilmes. El hombre, un vigilador privado y padre de los dos hijos de la víctima, fue detenido por el femicidio.

Nair Belén Digiglio se había separado hace tres meses del presunto femicida, pero todos los días iba a su casa cuando él se iba a trabajar para cuidar a los dos chicos que tenían en común, que seguían viviendo con el padre.

Así lo hizo también ayer, pero poco después la encontraron muerta sobre la cama de una de las habitaciones, desnuda y con una lesión en el cuello. La Policía llegó al domicilio de la calle 856 al 1300 tras un llamado al 911. Los menores todavía dormían en su cuarto, a metros de donde habían asesinado a su mamá.

El acusado, de 26 años, también se encontraba en la vivienda y dio su versión de los hechos, pero no convenció a los investigadores. “El joven dijo que volvió al domicilio porque perdió la combi y también porque le quisieron robar”, precisó una fuente cercana a la causa a Télam.

Por otra parte, señaló que “hay una cámara que captó la llegada de la joven a la casa, pero no se lo ve a él salir de la misma”. Por todo esto, el fiscal de la causa, Martín Conde, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Quilmes, dispuso la aprehensión del custodio por el delito de “homicidio agravado por mediar relación de pareja”, y lo indagará en las próximas horas.

Si bien se espera el resultado de la autopsia, un informe preliminar de los forenses indicó que Digiglio murió estrangulada y su cuerpo también presentaba signos de defensa y sangre en las fosas nasales. Según trascendió, hasta el momento no se encontraron denuncias previas por violencia de género de la víctima contra su expareja.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba