Nacionales

ENCONTRARON ADN DE SABAG MONTIEL EN EL ARMA QUE USO PARA INTENTAR ATACAR A CRISTINA KIRCHNER

Este lunes por la tarde se confirmó la existencia de ADN del imputado Fernando André Sabag Montiel en el arma que utlizó en el intento de asesinato a Cristina Kirchner. Cabe recordar que no se habían encontrado las huellas del brasileño en la pistola Bersa Thunder calibre 32, pero sí se pudo detectar su perfil genético.

El descubrimiento se hizo tras la investigación judicial realizada por los peritos. El arma que fue encontrada en el lugar del hecho estaba cargada con cinco proyectiles, pero ninguno de estos se encontraba en la recámara de la pistola. A pesar de ello, se comprobó que estaba apta para emitir un disparo, el cual tenía como objetivo asesinar a la vicepresidente de la Nación Cristina Kirchner.

Fuentes cercanas al hecho, aseguraron que la falta de huellas digitales en el arma puede ser debido al “manoseo” y “pisadas” que tuvo la pistola en el momento que se produjo el tumulto entre los efectivos de seguridad y los militantes para detener a Sabag Montiel.

La pistola que utilizó el hombre de 35 años, fue robada hace diez días aproximadamente a una familia del amigo de Sabag Montiel. Se informó que el último propietario de la misma fue un empleado de seguridad identificado con el apellido Herrera, quien falleció hace un año. El arma en cuestión, se encontraba en una valija con varios elementos personales del hombre fallecido, pero la misma había desaparecido hace varios días. Esta información la brindó la hermana del hombre.

Por su parte, la jueza federal María Eugenia Capuchetti, el fiscal Carlos Rívolo y el equipo especial de la Policía Federal, intentan determinar si el robo del arma lo hizo Sabag Montiel o si fue algún tercero que actuó como cómplice del hecho. Según informaron, el imputado era “amigo de hacía muchos años” de Herrera, quien hizo los trámites legales en la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC) por la propiedad de la Bersa Thunder.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba