DeportesDestacado

UN AGONICO EMPATE DEL LOBO ANTE ATLANTA DE LOCAL

PRIMERA NACIONAL - FECHA EN JUJUY

Una genialidad de González salvó al Lobo y amargó al Bohemio. El Lobo Jujeño jugó con 10 desde el comienzo, pero a Atlanta le costó una vida abrir el marcador. Cuando lo hizo, apareció Leandro González para llevarse un punto heroico.

En un partido desnaturalizado desde el comienzo, Gimnasia de Jujuy se llevó el premio a hacer bien su juego. Pese a quedarse con 10 en el inicio del partido, respetó su libreto, aprovechó las enormes falencias del Bohemio, y rescató un punto en una maravilla de Leandro González al final. Atlanta levantó su nivel en el primer tiempo, pero le costó horrores abrir el marcador, y le duró demasiado poco. El primer tiempo fue un monólogo del equipo de Walter Erviti. Con presión alta, recuperaba la pelota en mitad de cancha y buscaba con centros a su tridente ofensivo. Gimnasia no podía salir del asedio en el comienzo y la primera clara llegó a los 7, cuando Marcioni ganó arriba, el travesaño le dijo que no, y en el rebote Berterame de cabeza la tiró afuera ante un Luchetti ya vencido.

El partido hizo un click cuando Juárez vio la segunda amarilla por cortar a la salida de un corner a favor, una corrida de Marcioni sin pelota (había sido amonestado por un planchazo a Galeano a los 4 minutos), y en 10 de juego el local perdió un hombre en el mediocampo. El Lobo se reordenó haciendo retroceder a Leandro González a la línea de volantes y cediendo así prácticamente todo su poderío ofensivo.

Atlanta, que había dominado 11 vs 11, con superioridad numérica fue amo y señor del juego, pero no pudo plasmar en el resultado lo que mereció. Tuvo un mano a mano de Pedrozo tapado por Luchetti, un cabezazo de Colombo en soledad que se fue por arriba, un disparo de Galeano al lado del palo y hasta convirtió un gol que fue mal anulado por el asistente por un offside que no fue de Pedrozo. Gimnasia abrazó el empate al final del primer tiempo agobiado y con pocas piernas. Para empezar el complemento, Erviti mandó a la cancha a Matías Donato y prescindió del único volante de contención que tenía: Maxi González. Pero esa modificación le dio aire al local, que ahora sí podía hacerle llegar a Argüello, su única referencia ofensiva. Sin ser tan asediado como en el primer tiempo, el local recién movió el banco cuando por la lesión de Vera Oviedo a los 10 del complemento ingresó Hernández. Minutos más tarde, también obligado, salió sentido Palavecino y lo reemplazó Leo López.Empate a uno entre Gimnasia (J) y Atlanta - TyC Sports

Los minutos se consumían mientras Gimnasia buscaba jugar en campo rival y el Bohemio dominaba ya con una posesión sin riesgo, con mayor imprecisión en tres cuartos y con los nervios de sentir que había tenido el partido a disposición durante más de una hora y no había podido sacarle provecho. El ingreso de Bisanz revitalizó el ataque de la visita. En la primera que desbordó el juvenil puso un centro a la cabeza de Berterame que se le fue muy cerca. Fue un aviso.

A 10 del final, Bisanz fue hasta el fondo y el centro pasó por Berterame, Pedrozo y terminó quedándole a Donato, que no perdonó y con una media vuelta de zurda la mandó a guardar. La lógica indicaba que el Bohemio iba a cerrar el juego: Gimnasia estaba agotado, no había podido patear al arco y no quedaba mucho margen. Pero no, el Lobo sacó fuerzas de donde no tenía para ir a buscarlo, y Atlanta se acobachó como si fuera el que jugaba con uno menos. Así encontró una chance el local a los 42 del complemento, con un tiro libre al borde del área que Leandro González, con un delicioso derechazo, clavó en el ángulo superior derecho del arco de Sumavil, que se estiró, pero no pudo llegar. Fue un cachetazo para Atlanta que no se recuperó y no atacó más hasta el final del juego. Sirvió también envión anímico para Gimnasia que se sintió ganador aunque estaba sacando un punto y defendió con alma y vida.

El empate definitivo le dejó un sabor a victoria al Lobo, que salvó el invicto en casa, sacó un punto cuando había sido superado sobre todo en el primer tiempo, y pese a haber jugado en desventaja numérica todo el partido. Para el Bohemio es la profundización de una crisis que parece no tener fin, y que ni con todo a favor logró llevarse una victoria fuera de Villa Crespo.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba