Policiales

ERA INOCENTE, FUE CONDENADO A CADENA PERPETUA Y LUEGO DE TRECE AÑOS LO LIBERARON

La historia de Martín Muñoz es tan larga como injusta. El hombre que salió en libertad el pasado 9 de marzo tuvo que tolerar 13 años y seis meses adentro de una cárcel por un crimen que no cometió. Podría haber estado 50 años preso, pero el destino, al fin, le jugó una buena.

Muñoz tiene 42 años y en septiembre del año 2008 quedó detenido por el testimonio de dos testigos que dijeron haberlo visto “parecido” a uno de los cuatro hombres que asesinaron en un robo a Juan Carlos Miranda, el dueño del autoservicio “La Perlita”, ubicado en la localidad bonaerense de Moreno.

Sin más pruebas y luego de dos años, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 del Departamento Judicial Mercedes decidió condenarlo a prisión perpetua de 50 años por resultar coautor penalmente responsable de los delitos de “robo calificado por el uso de arma de fuego en concurso real con homicidio ‘criminis causae’”.

A partir de ahí, un joven Martín Muñoz de 29 años empezó un largo y duro camino que no hubiese sido posible sin la ayuda de dos organizaciones de derechos humanos: Innocence Proyect y Asociación Pensamiento Penal (APP).

“Fue una pesadilla terrible. En los últimos años no pude dormir más de 5 horas”, sintetizó en una entrevista con Télam sobre el sufrimiento que le generó transitar tantos años en prisión.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba