Internacionales

DETIENEN A UN PASTOR Y A SU ESPOSA POR TENER SECUESTRADAS EN SU SOTANO A PERSONAS CON DISCAPACIDAD

Un pastor y su esposa fueron detenidos tras el descubrimiento que hizo la Policía cuando recibió un llamado de emergencia: ingresaron al domicilio y encontraron a ocho personas con discapacidades físicas y mentales retenidas en el sótano.

Ocurrió en la ciudad de Griffin, en el estado de Georgia, Estados Unidos. Todo salió a la luz cuando uno de los secuestrados tuvo una crisis convulsiva, necesitó asistencia médica y no podía entrar a verlo.

El 13 de enero, el servicio de emergencias médicas recibió el reporte de una persona que estaba convulsionando en la casa. Cuando llegaron al lugar los médicos, notaron que la puerta del sótano en el que se encontraba la víctima estaba cerrada con llave, por eso tuvieron que acceder a través de una ventana.

Allí se dieron cuenta de que no era una sola persona la que estaba encerrada, sino que eran varias en esa habitación subterránea. Sus edades iban desde los 25 a los 65 años y el Departamento de Servicios Humanos se encargó de trasladarlos a nuevos hogares.

Quienes están detrás de esta macabra operación son Curtis Keith Bankston (55) y Sophia Simm-Bankston (56) y según lo que informó el Departamento de Policía de Griffin, la pareja tendrá que enfrentar cargos judiciales por detención ilegal y administración de un hogar grupal sin licencia “bajo la apariencia de una iglesia conocida como One Step of Faith 2nd Chance”.

Las autoridades confirmaron que las personas que se encontraban en el sótano, todas con discapacidades mentales o físicas, o ambas, fueron “esencialmente encarceladas contra su voluntad, lo que creó un peligro extremo ya que las personas no podían salir de la residencia en caso de emergencia”.

El medio Nbc News expresó que los Bankston controlaban las finanzas, los medicamentos y los beneficios públicos de las personas que estaban encerradas. Incluso, hubo ocasiones en las que les habrían negado sus medicaciones y la atención médica que requerían.

“Es a la vez aterrador y repugnante ver el grado en que estas personas han sido aprovechadas por personas que estaban en una posición de confianza”, manifestó la policía.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba