Policiales

EL NUEVO «CUENTO DEL TIO»: INTENTÓ ESTAFAR A UNA JUBILADA DICIENDO QUE TENÁ COVID Y NECESITABA EL DINERO PARA MEDICAMENTOS

Un joven fue procesado con prisión preventiva por haber intentado robarle a una jubilada 33 mil dólares que tenía en el banco. La modalidad de estafa consistió en hacerse pasar por su hijo de la mujer, a quien le dijo que se había contagiado de coronavirus y que necesitaba el dinero para comprar medicamentos. El verdadero hijo de la jubilada descubrió el engaño y alertó a la policía.

El acusado, identificado como Mariano Benjamín Acuña de 22 años, fue imputado por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 33. Según informaron fuentes judiciales, el joven había recuperado su libertad en 2020 por otro delito y estaba esperando la realización del juicio.

El viernes cerca del mediodía, una mujer de 89 años recibió una llamada que decía: “Hola mamá, soy tu hijo. Escuchame, tengo Covid. Me siento muy mal, tengo fiebre, necesito dinero. Quería comentarte, además, hay un riesgo con el dinero que tenemos en el banco. En un rato va a ir un amigo a buscar el dinero, te pido que me informes los números de serie del billete…”.

La víctima tomó 3.000 dólares, los guardó en un sobre y le pidió a su cuidadora que hiciera la entrega al supuesto amigo de su hijo.

Una vez que entregó el sobre, la mujer le avisó al estafador que seguía en línea y le preguntó: “¿Qué hacemos con el dinero que hay en la caja de seguridad?”.

En ese instante, Acuña le solicitó su número de celular y le indicó que su amigo la llevaría al banco a buscar el dinero. La jubilada bajó de su departamento y ahí mismo se subió a un auto Ford Ka, donde un joven la estaba esperando. A bordo del vehículo, ambos se dirigieron a una sucursal del Banco Francés, ubicado en el barrio porteño de Flores.

Allí, la damnificada retiró 30.000 dólares de la caja de seguridad.

El hijo empezó a llamar a la casa de la mujer, pero no tuvo éxito. Por eso fue hasta el domicilio y fue en ese momento que la cuidadora le contó lo que había pasado.

Tras llamar al 911, el hombre concurrió a la entidad bancaria y junto a los policías vieron en la puerta de la sucursal al auto Ford Ka que comenzó a escapar a toda velocidad por avenida Rivadavia y que tomó la calle Lautaro.

De inmediato se produjo una persecución hasta las calles Membrillar y Bonifacio, donde Acuña chocó contra un auto estacionado y fue detenido.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar