Deportes

LA INCREIBLE HISTORIA DE UN ARQUERO CON UN SOLO BRAZO

WINSTON COE ERA ARGENTINO Y ATAJABA PARA BARRACAS

La increíble vida del arquero al que le faltaba un brazo y pudo atajar en Primera. En la época del futbol amateur en Argentina, una extraña situación hizo que Winston Coe atajara en Barracas Athletic a pesar de no tener el brazo izquierdo. Conocé su particular e increíble historia.Winston Coe – DepoCurios FC

“Si quieren les doy una mano, dos ya saben que no puedo”. En sus palabras, no había nada de sarcasmo. Lo suyo fue siempre realidad, espontaneidad y sus acciones las realizaba con mucho optimismo. En la vida y en el fútbol. Otra verdadera historia de superación que nos enseña de cómo los límites a veces se los pone uno mismo. La historia dice que cuando el fútbol todavía estaba lejos de ser profesional en la Argentina, se dio una extraña particularidad. Promediaba el año 1906 y uno de los arqueros de nuestro país tuvo una actuación brillante, incluso fue digna de varios reconocimientos. Lo que lo hacía especial era que el arquero en cuestión no tenía el brazo izquierdo. Sí, como leyeron. Winston Coe, su nombre.Jorge Pazmiño na Twitteru: "Winston Coe, de nacionalidad irlandesa, uno de  los fundadores del Athletic Barracas de Argentina, fue back central y ayudó  a su equipo también como arquero. La particularidad... le

Eran tiempos donde en el equipo llamado Barracas Athletic se destacaba un arquero llamado José Buruca Laforia. Sus grandes actuaciones lo llevaron a Alumni, uno de los clubes más poderosos en 1906. Y su partida dejó un dolor enorme en los hinchas y fue un verdadero problema para el equipo de Barracas encontrar otro guardameta. La situación los agarró a todos los integrantes del club en una situación impensada. Pero había que seguir compitiendo y por eso todos los jugadores de Barracas Athletic se fueron probando bajo los tres palos ante la vista del técnico y los dirigentes. Sin embargo, hubo uno que se destacó y que enseguida llamó la atención. Se trataba de Winston Coe, un jugador irlandés, que además de ser uno de los socios fundadores del club era también el lateral derecho del equipo. Pero no tenía el brazo izquierdo. Nunca se supo el porqué de esa condición. Winston Coe entendió que había que defender como podía los colores del club. Y se ofreció para ser el arquero, a pesar de que le faltaba el brazo izquierdo. “Si quieren, yo puedo echar una mano ya que, en mi caso dos es imposible”, fueron sus palabras. Para sorpresa de muchos, Barracas decidió saltar al terreno de juego con Coe como arquero. Toda la situación se dio en un partido ante Estudiantes de Buenos Aires. «El manco va a atajar», decían sin entender los hinchas que estaban en la tribuna. Coe estuvo en el centro de la escena durante todo el partido. Los hinchas, rivales y hasta sus propios compañeros estaban atento a lo que el arquero sorpresa podía hacer. Y Coe hizo mucho.

Barracas perdió ese día solo por 2-1 y según las crónicas de la época, Coe fue una de las figuras del partido e hizo un dignísimo papel, llegando a realizar las mejores atajadas. «Muchísimos shots atajó el manco Coe, por lo cual se hizo célebre, pues no es poca virtud desempeñar este puesto en que precisamente se hace uso de las manos, cuando no se posee una. Su modo de parar la pelota, la seguridad y la confianza con la que procede son dignas de elogio», publicó el diario La Prensa, al día siguiente del partido. Y agregó en un apartado: «El resultado hubiera sido catastrófico sin la presencia de Coe». Coe tuvo otros dos partidos bajo los tres palos de Barracas, aunque no tuvo la misma suerte que en su debut ante Estudiantes. En los otros dos partidos, Barracas perdió 11-0 contra Reformer y 5-0 frente a Alumni. Fueron 16 goles en contra y lo suficiente para que el irlandés no volviese a atajar. Pero a pesar de esos obstáculos se convirtió en un ídolo del club por su valentía y un verdadero símbolo de superación.

«No es una virtud pequeña jugar un papel que implica el uso específico de las manos cuando solo tenés una. Su forma de bloquear el balón, la seguridad y la confianza mostradas son dignas de elogio», eran parte de los comentarios en los diarios de la época. La aventura de Coe, el arquero sin su mano izquierda fue un ejemplo de determinación. Después de esos partidos, Wiston Coe volvió a su posición natural de lateral derecho, el lugar que mejor conocía en una cancha de fútbol. Su leyenda sigue vigente ante el paso de los años y todavía se recuerda su trabajo en el arco sin importar las limitaciones físicas.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba