Sociedad

EL PLAYERO QUE FUE ATACADO POR UN JOVEN DE 17 AÑOS, CONTINÚA SIN RECONOCER A SU FAMILIA

Pasaron 40 días desde el brutal ataque a Arturo López, playero de un estacionamiento en Monserrat, y nada volvió a ser igual en la víctima ni en su familia: pese a que se encuentra clínicamente estable, el hombre sufrió serios daños neurológicos y sigue sin reconocer a sus seres queridos. Mientras tanto, el menor de edad responsable del ataque continúa prófugo.

“Está bastante desorientado. Todavía no pudimos tener una conversación coherente con él. Le hacés una pregunta y responde otra cosa. Y obviamente no sabe qué le pasó”, cuenta Agostina, hija de menor de la víctima.

La joven, de 23 años, adelanta que “la recuperación va a ser un proceso largo y tedioso”. Y profundiza: “Esto recién empieza. Es cuestión de tiempo, de ver cómo se va curando. Tiene que hacer una rehabilitación neurológica, otra cognitiva. Es todo un trabajo interdisciplinario en el que intervienen muchos especialistas”.

Luego de la agresión, ocurrida el 19 de noviembre, Arturo López (de 66 años y que además es padre de Florencia, de 25) ingresó en la clínica ITEBA y actualmente ocupa una cama en la sala de terapia intermedia del Centro Médico Fitz Roy, en Villa Crespo. “Los médicos nos dicen que el camino de recuperación es largo e incierto. Es ir viendo el día a día”, acota.

Agostina cuenta que Manuel, el menor de edad que atacó a su papá, “nos arruinó la vida”. Y agrega: “Para nosotras no hubo Navidad ni habrá Año Nuevo”.

“Es dolorosísimo ver a mí papá así. Es muy movilizante. Mientras todos festejan, nosotras estamos en la clínica. Pasamos el 24 ahí. Él no se percató de que era Navidad”, retrata.

Mientras tanto, el agresor continúa prófugo y la hija de Arturo no entiende el porqué. “No se sabe nada de él. Tiene pedido de captura internacional y no lo encuentran. Me resulta muy extraño. Si el Poder Judicial está actuando, ¿cómo tiene tantos recursos para no ser encontrado?”, se pregunta.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar