Policiales

LA HISTORIA DE «MARITO»: OTRO NENE BRUTALMENTE ASESINADO

Mario Agustín Salto, o “Marito”, como lo llamaban todos en Quimilí, tomó una caña, salió de su casa en bicicleta y, como muchas otras tardes, fue a pescar a una laguna conocida como “La Represa”. Era el 31 de mayo de 2016 y tenía 11 años. Su cuerpo apareció el 2 de junio, desmembrado, en 11 bolsas de basura y a seis kilómetros del lugar donde lo raptaron. Desde este jueves, en Santiago del Estero, nueve personas serán juzgadas por su violación y posterior crimen.

Durante mucho tiempo, la causa estuvo cubierta por un enorme manto de misterio. No solo por la saña con la que se asesinó a un nene, sino porque todo el pueblo estuvo sospechado: la Justicia ordenó tomar más de 3400 muestras genéticas a sus habitantes y a los de las localidades aledañas Weisburg y Otumpa

El objetivo era comparar las muestras con los rastros que se habían encontrado. Sin embargo, no hubo resultados que llevaran a los presuntos autores.

Una mañana de noviembre de 2017, un perro de la Unidad K9 de la Policía de San Luis y Río Negro marcó un cajón de la habitación matrimonial de Miguel “El Brujo” Jiménez (58 años) y la docente Arminda Díaz (57). Adentro había papeles con frases como “Ya tengo su virilidad, su juventud, su fortaleza. Dame lo que pido”; y “Dame tu fuerza, 666″.

También había recortes de las páginas policiales del caso y en la parte trasera de la vivienda encontraron algo parecido a un altar. La hipótesis que llega a juicio sostiene que Marito “fue sacrificado en un ritual satánico en ofrecimiento a San La Muerte”, según determinó la jueza Rosa Falco, a cargo entonces del expediente. Durante los operativos hubo otros nueve detenidos.

En esos días, los forenses de la Corte Suprema de Justicia de la Nación concluyeron que Marito Salto fue violado y, tras ser colgado con un alambre, fue descuartizado con vida. Antes había sufrido una asfixia incompleta por estrangulación.

Primero le cortaron las piernas y luego lo decapitaron. Los brazos estaban adheridos al torso cuando el cadáver fue encontrado en un basural. La autopsia determinó que la muerte ocurrió por “exaguinación, hemorragia fatal producida por la sección de vasos arteriales y venosos”.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar