Policiales

MATÓ A SU EX NOVIA DE UN DISPARO EN LA CABEZA FRENTE DE SUS AMIGAS

En la ciudad cordobesa de Río Cuarto, un femicidio conmovió este fin de semana. Ariel Torres, un joven de 23 años, fue hacia la casa de una de las amigas de su ex novia, Lara Gigena, donde estaban reunida, y la mató.

Según declararon los testigos, la anfitriona había querido frenar la discusión que se había vuelto física y llevarla a su domicilio, pero él sacó una pistola y le disparó a la chica de 21 años por la espalda.

De inmediato, la ex novia fue trasladada al Nuevo Hospital de Río Cuarto, pero llegó muerta. El tiro le había perforado el cráneo y le hizo un orificio de entrada y salida.

Por su parte, el femicida se dio a la fuga, pero fue hacia el departamento donde vive su hermana, a pocas cuadras de donde sucedió el crimen. De acuerdo a lo que informó el medio local Puntal, se habría querido suicidar. Pero gracias a que la familiar lo denunció ante la Policía, quedó detenido.

En cuanto a Lara, tenía dos hijos. Una de sus amigas dialogó con otro medio local y contó que no quería denunciar a su ex novio “porque tenía miedo que se desquitara con la hija”.

Es que no era la primera vez que era agredida por Torres: “Ariel ya le había disparado y la bala le rozó la pierna”, reveló. Asimismo, “le pegó dos culatazos en la cabeza y otra vez le pegó una piña abajo de un puente”.

Por otro lado, la hermana de la joven, Samira, señaló que hacía un año que ya no era la novia: “Estaban bien al principio, después llegaron las peleas y los maltratos”. De hecho, “perdió un hijo de él por los golpes que le dio estando embarazada”.

Tras el crimen, está imputado por “homicidio calificado por mediar violencia de género, por el vínculo y por el uso de arma de fuego”.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar