Policiales

LIBERARON A LA MUJER QUE ASESINÓ A SU PAREJA DE UN LADRILLAZO

El Tribunal de Impugnación de San Juan resolvió este martes dejar libre a Gabriela Núñez, la mujer que mató a su expareja de un ladrillazo y cumplía prisión preventiva desde el 5 de octubre pasado. El beneficio fue otorgado a cambio de una serie de requisitos, entre ellos el pago de una fianza de 100 mil pesos.

A un mes del crimen de Gustavo Martínez, la Justicia revisó la causa con perspectiva de género y cambió su calificación de “Homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía” a “Homicidio en estado de emoción violenta”. De esta manera, revocó la medida antes dispuesta por el juez de Garantías y la mujer de 28 años podrá esperar el juicio en libertad.

Según publicó el portal local SanJuan8, entre los argumentos del cambio de carátula se hizo alusión al pedido del Ministerio Público Fiscal de no otorgarle la libertad por presunción de fuga, lo cual para el juez, después de analizar la realidad de la mujer, es algo poco probable.

Por otra parte, en la nueva resolución el juez señaló que “momentos antes que la acusada Núñez arrojara el trozo de ladrillo contra la cabeza de Martínez, ocasionándole la muerte casi inmediata, había tenido que soportar el ingreso ilegal de la víctima a su domicilio en horas de la madrugada, aproximadamente a las 5 horas, cuando ella se encontraba durmiendo junto a su nueva pareja y el pequeño hijo que tenía en común con Martínez”.

Sumado a esto, “Martínez habría sacado de forma violenta de la cama a su exmujer, para luego comenzar a agredir físicamente con una botella a la nueva pareja de ella”. En ese momento, hubo un pedido de ayuda a la policía por la actitud de Martínez; pero el sujeto en lugar de retirarse del domicilio se quedó dormido en el interior de la vivienda hasta las 8 de la mañana. El desenlace, con las primeras horas del día, fue trágico.

Por último, el dato clave que tuvo en cuenta el magistrado en sus fundamentos fue “el estado psíquico emocional” de Núñez, “que había disminuido sus frenos inhibitorios, producto de las reiteradas agresiones que había estado recibiendo esa noche por parte de la víctima”.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar