Policiales

RECAPTURARON AL PRÓFUGO DEL DOBLE HOMICIDIO EN TUCUMÁN, ROBERTO REJAS

Esposado, con casco y chaleco antibalas. Así llegó este lunes a Tucumán Roberto Rejas, el condenado a perpetua por el doble homicidio de su expareja y su hijo de dos años que protagonizó la escandalosa fuga de la División de Bomberos, tras haber sido recapturado el viernes en un camping en la provincia de Salta. Pese al fuerte operativo de seguridad que lo rodeó durante todo el fin de semana, hubo un curioso detalle que no pasó desapercibido.

Después de mantenerse durante 18 días prófugo, un llamado al Equipo Científico de Investigaciones Fiscales del Ministerio Público Fiscal (MPF) puso fin a los planes de fuga del condenado por los crímenes de Milagros Avellaneda y Benicio, cuyos cuerpos permanecen desaparecidos desde octubre de 2016.

Rejas estaba escondido en el hospedaje “Mi Tata” de la localidad de Cabra Corral, donde se había registrado con un nombre falso y se hacía pasar por un estudiante jujeño que necesitaba “paz” para preparar sus exámenes.

Tras ser descubierto y por motivos de logística, el condenado pasó el fin de semana en Salta y recién ayer fue trasladado de nuevo a su provincia, directo a un pabellón de máxima seguridad del Penal de Villa Urquiza.

La particularidad que llamó la atención y puso bajo la lupa sobre las condiciones de su encierro fue el cambio de look que presentaba Rejas este lunes, 48 horas después de haber sido recapturado: el color de su pelo.

La nueva imagen del femicida, difundida por el portal El Tucumano, lo mostraba con una tonalidad rojiza en el cabello, que distaba notablemente de su color negro original. Las dudas surgieron naturalmente. Rejas pudo ver a un peluquero entre el viernes y el lunes, o le hicieron llegar la tintura, o se quiso decolorar el pelo. Algunos de los interrogantes que por el momento no tuvieron ninguna respuesta.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar