Internacionales

CONTINÚA LA BUSQUEDA DE LOS ARGENTINOS DESAPARECIDOS EN EL CARIBE

Carlos Juárez, uno de los argentinos que se encontraba a bordo del yate desaparecido en el Caribe envió audios de WhatsApp a un amigo cuando aún se encontraba en Haití.

En esas notas de voz, el hombre informa que se encuentran en medio de una disputa política porque hay dos partidos que quieren tomar el crédito sobre la entrega de mercadería que él y su tripulación llevaban.

“Llevamos cinco días acá. No nos dejan salir porque estamos metidos entre medio de dos partidos políticos que se quieren dar crédito a esto”, expresa en el audio donde también cuenta que llevaron «comida y medicina».

Y agrega: “La aduana no nos deja sacar nada. Pero a la noche vienen los niños y yo les empiezo a dar comida igual”.

«La obra de bien por lo menos la hicimos, todavía no recibimos el despacho», expresa con optimismo en una de las notas de voz enviadas.

En ese mismo audio, Juárez, quien también es ciudadano estadounidense, dice que planeaba hablar con la embajada de ese país porque pensaba escaparse esa misma noche.

En otro mensaje habló de inconvenientes en la embarcación: «Ahora nos estamos regresando porque tenemos un problemita en el barco, pero vamos a salir otra vez mañana».

La embarcación perdió contacto el martes 28 de septiembre en una zona entre Cuba y Cozumel, cuando dejó de emitir las alertas que enviaba cada 20 minutos. En ese momento también se perdió contacto con los teléfonos satelitales

Una de las hipótesis que maneja la familia de Juárez es que fueron secuestrados en Haití. Sin embargo, el papá de Renzo Spasiano, el otro joven argentino que se encontraba a bordo, dijo que tuvo contacto con él cuando pararon a abastecerse en Jamaica.

Además, su hijo le había confirmado que un mecánico había revisado la embarcación y no tenía ningún desperfecto técnico que les impidiera navegar.

Si bien en un principio la búsqueda era privada porque se encontraban en aguas internacionales, este fin de semana finalmente se involucró el gobierno mexicano. También solicitaron ayuda a la Marina de Cuba y planeaban hacer lo propio con la de Estados Unidos.

El barco zarpó desde México el 15 de septiembre con destino a Haití, para llevar ayuda humanitaria. Sin embargo, en el viaje de regreso, se perdió todo contacto y aún no se sabe nada de ella. Se encontraba aproximadamente a mitad de camino.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar