Policiales

UN HOMBRE LE DIJO A LA POLICÍA QUE ASESINÓ A SU EX ESPOSA PORQUE LO HABÍA ABANDONADO

Un posteo en las redes sociales fue el inicio de la investigación por la desaparición de una mujer de 37 años en la ciudad de Andalgalá, provincia de Catamarca. Una amiga de la víctima contó que hacía días no sabía nada de Eugenia Olivera, madre de tres hijos y con una relación conflictiva con su expareja.

A raíz de esto, el 16 de julio comenzó una búsqueda que terminó este martes cuando, en horas de la tarde, la policía catamarqueña encontró restos óseos en el kilómetro 33 de la ruta provincial 46 que une los departamentos Andalgalá y Belén, en la zona conocida como Amanao. Estaban en un pozo y habían sido quemados.

Hasta allí llegaron las fuerzas de seguridad luego de que Eliseo Guerrero, expareja de la víctima y padre de sus tres hijos, les diera la ubicación. La fiscal Soledad Rodríguez, a cargo de la causa, ordenó la inmediata detención del femicida.

Cuando su exmujer desapareció, Guerrero fue consultado por los investigadores y entró en contradicciones. Dijo que la madre de sus hijos se había ido a Tucumán a visitar a un familiar y los abandonó, también declaró que estaba internada con coronavirus en un hospital de la Ciudad de Buenos Aires, y que hasta él mismo la había llevado a la localidad de Belén.

A raíz de esto, la policía lo siguió de cerca hasta que finalmente confesó que la había matado.

Eugenia Olivera era oriunda de Tucumán, y tras conocer a Guerrero se mudó con él a Andalgalá, donde alquilaban una casa en el barrio La Florida. Trabajaba como secretaria en una clínica privada y estaba estudiando enfermería. Hacía 10 años que estaban juntos y tenían tres hijos de 8, 6 y 3 años.

Horas después de que encontraran los restos, las madres de los compañeros de colegio de sus hijos, sus amigas, vecinas y familiares marcharon pidiendo justicia hasta la comisaría local donde está detenido el asesino.

“Ella no usaba mucho su teléfono. Y sé que viajaba seguido a Belén porque había perdido su tarjeta de cobro. De un día para el otro no se la vio más, nos decían que estaba intubada en Capital. Después una amiga de Tucumán dijo que había viajado”, contó una amiga de Olivera en diálogo con el diario El Ancasti.

También hizo referencia a la conflictiva relación que había entre ellos y a la denuncia por violencia de género que Olivera había realizado hace un año, tras la cual decidió separarse. “Pese a que tenía restricciones de acercamiento, su ex no dejó de perseguirla y ella radicó varias denuncias más por esto. Cuando se separaron, él se hizo pasar por otra persona para seguirla. Y una vez se quiso ahorcar frente a los hijos”, concluyó.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar