Policiales

LIBERARON A LA MÉDICA QUE PRACTICÓ UN ABORTO EN SALTA

Había sido detenida por orden del juez Fernando Mariscal Astigueta. El fiscal sostiene que realizó una IVE sin el consentimiento de la gestante. Tenía 22 semanas de gestación.

Una médica del Hospital público Juan Domingo Perón de Tartagal, en Salta, fue liberada esta tarde luego de quedar detenida por el aborto realizado a una mujer con casi seis meses de gestación. 

La denuncia contra la profesional fue radicada por la tía de la gestante, que antes de ser trasladada al quirófano habría manifestado su arrepentimiento para entregarlo en adopción.

El aborto a la joven de 21 años, se practicó en un embarazo de 22 semanas, el 24 de agosto, cerca de las 15, según la histórica clínica.

Luego de estar detenida a primera hora de la mañana, la médica de Tartagal, integrante de la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir, fue liberada.

La decisión, pasadas las 15, se dispuso luego de que la médica fuera sometida a la audiencia formal de imputación, en la que la profesional se abstuvo de declarar.

Apenas se conoció la detención, en la ciudad de Salta se realizó un pañuelazo frente al Ministerio Público Fiscal y en el Hospital Materno Infantil.

Además, abogadas de la Multisectorial de Mujeres de Salta y del Instituto Jurídico de Género del Colegio de Abogadxs de Salta intervinieron en el proceso para impulsar la liberación de la médica.

Vale destacar, que la Ley 27.610 de Acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo dispone en su artículo 4, que las mujeres y personas con otras identidades de género con capacidad de gestar, tienen el derecho a decidir acceder a la interrupción del embarazo hasta la semana 14, inclusive, del proceso gestacional.

Fuera del plazo dispuesto, sólo existe la posibilidad de una Interrupción Legal del Embarazo (ILE) que se da solamente cuando el embarazo es producto de una violación o cuando está en peligro la vida y salud de la persona gestante.

A prima facie, no surgió del análisis de la historia clínica este último punto.

Al respecto, el fiscal penal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas de Tartagal, Gonzalo Ariel Vega, dijo a Cadena 3 que existían motivos suficientes para que la médica intente evadir los requerimientos del proceso, como así también influir en testigos que pudieran surgir de la investigación.

«La denunciante hizo la declaración y tenemos varios testimonios de personal médico que intervino, e incluso enfermeros que también participaron. El médico hizo un análisis profundo para poder determinar si se hicieron o no los requisitos de aborto voluntario», agregó.

La secretaria de la Niñez de Salvador Mazza, Claudia Subelza, agregó por su parte que la mujer tenía un médico de cabecera que le había desaconsejado el procedimiento por el tiempo de gestación.

La mamá quería practicar el aborto, porque argumentó que no tenía trabajo, ni donde vivir, pero luego se arrepintió.

«La mamá está mal, muy triste. Ella fue atendida por un médico de cabecera, tenía una historia clínica, estaba en buenas condiciones de salud. Cuando se presenta se le hace un formulario y le preguntan por qué quería abortar, dice que es porque no tenía trabajo ni donde vivir y le dan para tomar 16 pastillas», detalló la funcionaria.

«Toma 4 y se arrepiente, y cuando habla con su tía expresó que no quería abortar. Me llama a mí y me dice que la llevaban al quirófano, pero que no quería abortar», agregó.

Según Subelza la joven le dijo que la bebé nació viva y la sintió llorar y que cuando pidió verla no se la dejaron.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar