Policiales

MENDOZA: EL FEMICIDA DE LUCÍA FERNANDEZ CONFESÓ EL ASESINATO

Un testigo fue la clave que facilitó este miércoles el primer avance importante en la causa que investiga el femicidio de Lucía Fernández en Mendoza. Se trata del joven que declaró haber visto a la víctima junto a un chico al que conocía horas antes de que se encontrara el cuerpo de la adolescente.

Fue gracias a este testimonio que los investigadores llegaron ayer hasta el domicilio del sospechoso y el ahora único detenido por el crimen, un compañero de la escuela de Lucía que se terminó quebrando ante los policías y confesó que la había atacado después de que ella le dijera que estaba embarazada.

La confesión derivó en un allanamiento en la casa donde se secuestró un par de zapatillas con rastros de sangre y un cuchillo tipo tramontina con mango azul. Ambas evidencias podrían terminar de cerrar el círculo alrededor del asesino confeso y esclarecer el femicidio que en las últimas horas sacudió a los mendocinos.

Según indicó una fuente judicial al diario El Sol, la causa pasó a manos del fiscal Penal de Menores Gustavo Farmache. El presunto autor del femicidio es inimputable y debido a esto el Ministerio Público iba a definir su futuro.

Lucía sufrió más de una decena de puntazos en diferentes partes del cuerpo, principalmente en el cuello y en el abdomen. Así lo determinó el informe de los forenses y ese detalle no pasó inadvertido para los investigadores ya que, en base a la declaración del acusado, un supuesto embarazo habría desencadenado el trágico desenlace.

Por otra parte, los peritos de la Policía Científica que trabajaron en la escena detectaron que había signos de arrastre. Es decir, que el cuerpo de Lucía fue desplazado con fin de ocultamiento después del ataque y mientras se encontraba con vida.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba