Espectáculos

JULIÁN WEICH FUE DADO DE ALTA LUEGO DE CONTRAER CORONAVIRUS

El animador Julián Weich fue dado de alta este miércoles en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento tras superar un cuadro de coronavirus que lo obligó a mantenerse aislado tres semanas, incluso con varios días de internación en terapia intensiva.

«Estoy muy bien… ¡estoy vivo!», anunció Julián Weich en «Otra vez juntos», el programa que conduce con Maby Wells en La Uno, al anunciar su alta médica.

Y agregó: «Estoy desesperado por salir corriendo, cosa que no puedo. Estoy contento, es como que te morís pero nadie te avisa, porque no te duele nada, no pasa nada pero te estás muriendo. Es re loco lo que pasa», señaló en diálogo con su equipo mientras el doctor Mario Fitz Maurice firmaba su alta.

«En estos días que estuve internado no me quebré nunca, no lloré, no me asusté, estuve entero. Pero de pronto, te ponés a hablar así y te das cuenta lo que viviste y qué bueno poder contarlo y que terrible la gente que no lo ha podido contar. Soy un privilegiado», dijo, con la voz quebrada de la emoción.

Y añadió: «Es una situación rarísima, porque no te enterás de nada y tampoco podés hacer algo, por más que te enteres».

Según explicó, su caso fue empeorando de manera paulatina: «Nunca tuve mucha fiebre, no pasé los 38º. Hasta que me hice el hisopado no pensé que era coronavirus. En mi casa estaba bien hasta que no aflojaba la fiebre, saturaba igual y Mario me dijo que me internaba y que en dos o tres días me iba. Nunca más me fui… hasta hoy», relató.

Aseguró que en todo momento se «entregó» al equipo médico: «Confío en la medicina en general, me entrego. Más allá de lo que sepa, no sepa o suponga, me entrego a que el médico me cure».

El conductor también aprovechó la comunicación para agradecerle a Fitz Maurice por la forma en la que abordó su enfermedad.

«Médicos puede haber muchos y todos saber y estudiaron, pero hay un aspecto que te tranquiliza mucho más que la pastilla», señaló.

El médico, a su vez, destacó que Weich fue un paciente fácil de tratar, más allá de que su cuadro fue grave.

«Cuando los pacientes confían en un médico y no hay muchas manos adentro de un plato, los resultados generalmente son estos, porque se forma un equipo que se llama médico-paciente, en el que cada uno pone su parte y está demostrado que cuando este equipo se forma bien va todo para donde tiene que ir», declaró el especialista.

Julián Weich se tomará unos días para seguir recuperándose en la casa, acompañado por su familia, pero ya no necesita sumistro de oxígeno y cuando esté listo, retomará sus compromisos laborales.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar