Sociedad

CONTRAJO CORONAVIRUS ESTANDO EMBARAZADA, LE HICIERON UNA CESÁREA, ENTRÓ EN COMA Y DESPUÉS DE 28 DÍAS PUDO CONOCER A SU BEBÉ

Valeria Centurión tiene 33 años y vive junto a su esposo David, en la localidad de Porres a 40 kilómetros de la capital de Santiago del Estero. El 9 de junio, cursaba un embarazo de casi 30 semanas cuando la internaron en el Hospital Regional Carrillo, diagnosticada con neumonía bilateral por covid-19. Ese día, Valeria ingresó a la sala de maternidad, y en tan solo 24 horas después, su cuadro empeoró. Fue trasladada de urgencia a la Unidad de Cuidados Intermedios del mismo hospital.

Cuatro días más tarde, los médicos tomaron la decisión de realizarle una cesárea. Y es que, pese al esfuerzo de los profesionales, Valeria no mejoraba y la dificultad respiratoria llevó a la decisión de intubarla y conectarla a un respirador artificial.

La médica coordinadora del servicio de maternidad, Valeria Heredia, explicó que cuando la paciente comenzó a necesitar asistencia respiratoria mecánica y al encontrarse en su tercer trimestre de embarazo, se decide que lo mejor es hacer una cesárea, para que de esta manera, se pueda asistir mejor a la madre y dar una chance de sobrevida a la bebé, que se hallaba en riesgo de sufrir una hipoxia, es decir que le falte el oxígeno en la panza de su mamá.

El 14 de junio, a las 30 semanas de gestación nació Isabel. Pesó 1.700 kg. Inmediatamente fue trasladada a neonatología donde es especialmente atendida por ser prematura y por la condiciones de su nacimiento. Valeria, su mamá, por otro lado fue inducida a un coma farmacológico y conectada a una máquina de asistencia respiratoria mecánica. En esas condiciones, luchó por su vida.

Tras 28 días de estar en coma, Valeria se recuperó casi milagrosamente y luego de ese tiempo recién pudo conocer a su beba, Isabel, que desde el 9 de julio estaba de alta al cuidado de familiares. El emotivo encuentro fue registrado en video por la familia que acercaron a la beba hasta la sala donde aún estaba internada la mujer.

Apenas se despertó del coma farmacológico al que la habían inducido, Valeria agradeció a la doctora Belén Márquez que fue la médica obstetra que la acompañó durante su recuperación y a quien ella misma llamó “mi doctora preferida”. Márquez por su parte, manifestó que durante todo el tiempo de internación la paciente fue acompañada por el equipo de profesionales de la maternidad y que además “fue un proceso difícil y largo con el único objetivo de preservar la vida de la madre y la beba”.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar