Nacionales

EL 44% DE LOS MUERTOS POR COVID-19 EN MAYO FUERON MENORES DE 65 AÑOS

En las últimas semanas comenzaron a verse los efectos de la vacunación contra el coronavirus. Cada vez son menos los mayores de 50 años internados y fallecidos, mientras que la ocupación de camas de terapia intensiva y las muertes crecen entre los grupos etarios que aún no están contemplados en la campaña de inmunización, y que son los que conforman la principal fuerza de trabajo del país.

En términos epidemiológicos, mayo fue el peor mes desde la irrupción del coronavirus en la Argentina. Del total de fallecidos, el 44% eran personas de entre 21 y 65 años, el grupo etario que conforma la principal fuerza de trabajo en la Argentina. Si bien hay quienes se aventuran a hablar de una tercera ola o de una nueva pandemia, lo cierto es que, hasta ahora, en el quinto mes del año se registró el pico en todos los indicadores sanitarios. Si se compara con el pico de la primera ola, el crecimiento fue del 58,87%, al pasar de 2988 en octubre a 4747 en mayo.

La totalidad de muertes registradas en octubre fue casi la misma que en mayo, pero de la mano de la vacunación y de las características de las nuevas cepas, cambió la distribución etaria. Mientras que en el pico de la primer ola el 72% de los fallecidos tenía más de 66 años, en la segunda esa cifra cayó al 55,68%.

En el Gobierno confían que una aceleración en la campaña de vacunación sumado a aislamientos intermitentes frene el avance en los próximos días.

Según el monitor del Ministerio de Salud de la nación, ya se aplicaron 12.713.228 vacunas en todo el país, pero llegaron 15.373.890 dosis. Con las proyecciones de nuevos arribos en los próximos días comienzan a superarse las inoculaciones diarias y el objetivo es alcanzar la mayor cantidad de personas inmunizadas antes de la llegada del invierno más crudo. En tan sólo los últimos siete días, fueron 1.240.809 los sueros suministrados.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar