Espectáculos

FALLECIÓ EL FOLKLORISTA «CHACHO CRUZ» POR UN CUADRO RESPIRATORIO COMPLICADO POR EL COVID-19

El folclorista Víctor Adrián Occhiuzzi, más conocido por su nombre artístico de Chacho Cruz, murió de coronavirus tras haber completado el cronograma de vacunación hace menos de una semana. Lo informaron este martes sus familiares. El músico, nacido en Salta, tenía 75 años y su muerte se produjo el lunes.

Cruz falleció a raíz de un grave cuadro respiratorio producido por el COVID-19. “Lo amaba todo el folklore. Quiero que se sepa que amaba la pintura. Un poco a través mío, porque yo tenía que ver con esas cosas. Íbamos tantas veces a ver exposiciones, lo cuento porque es lindo. Esto es lo que pasó. Se fue peleando”, dijo su esposa, Paloma.

Sus restos fueron enterrados en el Cementerio de Flores de la Ciudad de Buenos Aires. Cruz había nacido en Salta, pero de niño se mudó con su familia al barrio porteño de Mataderos.

La enfermedad del músico se conoció a través de un posteo en Facebook realizado por su hija, María Fernanda. “Hola amigos. Pido cadena de oración por mi padre, hija, yerno y nietos. Los tengo a todos con este virus maligno”, escribió el viernes pasado.

Un día después, volvió a publicar un mensaje. Según contó, su padre se había enfermedad tras recibir la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus.

En un principio, la mujer dijo que el músico había sido inoculado con dos vacunas distintas el 7 de abril y el 5 de mayo. Pero según trascendió, en ambas ocasiones recibió la vacuna china Sinopharm.

La salud del músico empeoró el fin de semana. El lunes, según informaron sus hijos, fue internado y debió ser asistido con oxígeno. Su cuadro se agravó en las últimas horas. “Solo nos queda el milagro”, publicó su hijo Fabián en sus redes sociales. Finalmente, Cruz sufrió un paro respiratorio, fue intubado y entró en coma inducido antes de morir.

Su viuda, Paloma, se despidió de su marido con emoción: “Hicimos tantas cosas juntos. Él por su lado, solo, como Chacho Cruz. Él se fue. Estábamos bárbaros. Lo llamaron el martes pasado para que se presentara el miércoles a darse la segunda dosis contra el COVID-19. Fue contento, decía que iba a estar bárbaro porque iba a tener la segunda dosis. A las pocas horas de volver a casa se empezó a sentir mal, con falta de aire, muchos inconvenientes de su cuerpo que no los tenía. Fue empeorando hasta que lo internaron en el Hospital Español. Se atendía ahí por PAMI”, indicó.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar