Policiales

DOS MUJERES CHAQUEÑAS LLEVARON A JUICIO A SU ABUSADORA EN EL CASO MÁS ANTIGUO DEL PAÍS

En el primer día de proceso, la acusada negó todos los hechos. El mensaje de las víctimas.

Rosalía Alvarado y María Belén Duet son las víctimas en el caso de abuso sexual más antiguo que llega a juicio en la Argentina y este lunes empezaron por fin a cerrar un derrotero de más de 30 años en busca de justicia.

Noemí Alvarado, la mujer acusada de haber abusado sexualmente de las dos jóvenes cuando estas eran menores de edad entre las décadas de 1970 y 1980, enfrentó por primera vez a un tribunal desde el banquillo de los acusados en la primera jornada del juicio y negó todos los hechos.

Según la denuncia de las víctimas, tanto Alvarado como su marido Daniel Pacce, exdiputado nacional que murió en 2018, fueron responsables de haber abusado de ellas cuando apenas tenían 3 y 6 años. Para la abogada querellante en la causa, Nahir Badur, se trata “a todas luces un hecho histórico” ya que es “muy antiguo y fue muy difícil llevarlo a juicio”.

Alvarado llegó imputada de “abuso sexual deshonesto en carácter de participe necesaria y corrupción de menores como autora” y frente a los jueces negó todas las acusaciones. Rosalía y Belén también escucharon su “extensa argumentación” a través de una videollamada debido a las medidas sanitarias vigentes por la pandemia. El juicio seguirá el jueves y viernes próximos con las declaraciones de las denunciantes y de más de veinte testigos y luego se darán las fechas para los alegatos finales.

El horror en primera persona

“Nos encontramos en la historia”, define María Belén en diálogo con Télam. Esa historia fue primero piezas sueltas. Cuando ella entendió que lo que había vivido a sus 12 años estaba mal, armó durante casi una década ese rompecabezas para darle sentido. Todo encajó en su lugar recién entonces, cuando conoció a Rosalía. “Encontrarme con ella fue como darle un marco de verdad”, aseguró.

María Belén ahora tiene 39, es profesora de Lengua y Literatura y cantante. Su mamá fue docente y así fue como llegaron a Chaco en los ’80. La directora de la escuela donde trabajaba su mamá era Noemí Alvarado.

“Ella era muy amable y protectora con mi mamá y conmigo. Yo iba a su casa. Yo tenía sólo 3 años cuando ocurrió, pero recuerdo mucho ese momento”, comparte.

Fue su maestra de jardín de Infantes quien dio la señal de alerta por indicios de abusos y, con el tiempo, su familia se alejó de Alvarado y Pacce.

“Tardé 12 años en entender lo que me había pasado”, relata y cuenta que fue mirando un programa de TV de esos años, Nueve Lunas, cuando se vio reflejada.

“Estaban tratando esta temática y sentí que me interpelaba. Y le pregunté a mi hermano si me había pasado eso. Y ahí fue un proceso personal para reconstruir mi historia. Comencé terapia y a los 24 pude decírselo a mi mamá”, resume. Su mamá ya lo sabía, pero esperó los tiempos de su hija.

La legislación argentina también fue acompañando los tiempos de quienes sufrieron abusos, hasta llegar a la Ley de Respeto a los Tiempos de las Víctimas Nº 27.206, uno de los apoyos jurídicos que permiten este juicio y lo convierte en el caso “más antiguo denunciado que permite llegar a proceso”, explica la abogada Nahir Badur, que junto a su colega Kevin Nielsen, representan a las víctimas.

“Queremos dar un mensaje esperanzador y de lucha”, resalta para finalizar María Belén, y concluye: “La Justicia tiene la oportunidad de decirnos que cuida las infancias”.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar