Policiales

ONCE JÓVENES HICIERON UNA ORGÍA EN UN HOTEL DE ALOJAMIENTO

El lugar estuvo clausurado 48 horas. Los responsables presentaron un descargo y anticiparon que apelarán la medida económica por considerarla excesiva.

El hotel alojamiento que esta semana protagonizó inesperadamente las crónicas policiales de la ciudad entrerriana de Paraná cuando salió a la luz que 11 personas habían participado de una fiesta sexual en una de las habitaciones, volvió a abrir sus puertas tras pasar menos de 48 horas clausurado y cumplir con una fuerte sanción. El dueño del lugar hizo un descargo y anticipó que apelará la medida.

En las últimas horas, los directivos del albergue ubicado en Blas Parera y Circunvalación presentaron su descargo ante el Juzgado de Faltas como uno de los requisitos dispuestos por la Dirección de Habilitaciones Comerciales para levantar la clausura preventiva del mismo.

Entre los argumentos, a los que accedió y difundió Diario Uno, manifestaron haber sido víctimas de una “campaña de desprestigio” y apuntaron contra los medios de comunicación, la Policía y las autoridades de la Dirección de Habilitaciones de la Municipalidad. Además, señalaron que si bien existen mecanismos de seguridad, tales como la cámara colocada en el ingreso, “es prácticamente imposible ver la cantidad de personas que ingresan al interior del hotel alojamiento”, sobre todo si lo hacen en un vehículo que tiene vidrios polarizados.

Más allá del trámite, desde el Juzgado consideraron que era “justo y necesario” aplicar además una sanción económica y les impusieron una multa de 1.000 litros de nafta super, equivalente a la suma de 60.000 pesos.

En las últimas horas, los responsables del hotel pagaron ese dinero en efectivo pero adelantaron al mismo portal que van a apelar, tal como lo establecen las ordenanzas, y reclamarán la revisión de la sanción al intendente de Paraná Adán Bahl.

Por otro lado, sobre la situación de la nena de 15 años y el varón de 16 que se encontraban en la habitación junto con los otros nueve adultos, la fiscalía aún trata de determinar cómo fue que ingresaron al hotel y si estaban privados de su libertad. Más allá de eso, la legislación penal ordena la intervención de médicos forenses, notificar a los padres, y establecer en qué circunstancias fueron encontrados en la escena.

El caso

El escándalo salió a la luz en la madrugada del martes, cuando desde la administración del conocido hotel del Acceso Norte de Paraná llamaron a la policía para denunciar que unos clientes estaban intentando escapar sin haber pagado la estadía.

Cuando los efectivos llegaron interceptaron a dos jóvenes trepados al paredón perimetral con la intención de llegar a la calle. La sorpresa, sin embargo, sobrevino cuando descubrieron que en la habitación que habían ocupado había otras nueve personas. Se trataba de seis varones y cinco mujeres, dos de ellos menores de edad.

La cuenta por el total de la estadía era de 14.000 pesos. Los integrantes del grupo hicieron una vaquita, pero apenas llegaron a sumar 4.000 pesos. Al darse cuenta de que les faltaba 10 mil pesos, tres de los asistentes, dos jóvenes de 17 y 18 años y una joven de 24, pretendieron escapar del lugar.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar