Internacionales

AL MENOS 45 MUERTOS POR UNA ESTAMPIDA HUMANA EN ISRAEL EN MEDIO DE FESTIVIDADES RELIGIOSAS

La estampida comenzó cuando una multitud que bajaba del monte donde se celebra el evento desbordó un estrecho pasadizo que terminaba en una rampa inclinada seguida a su vez por escalerillas de metal, dijeron testigos.

La policía había cerrado el pasadizo con una valla metálica que no retiró hasta que la presión de la gente la derribó, agregaron los testigos.

«La catástrofe del monte Merón es una de las más graves que ha golpeado al Estado de Israel», dijo en Twitter el primer ministro Benjamin Netanyahu, que acudió hoy al lugar y decretó un día de luto nacional el domingo.

El premier fue abucheado por decenas de judíos ultraortodoxos, que acusaron al Gobierno y a la policía de la tragedia.

La estampida ocurrió durante la celebración Lag Baomer en el monte Merón, el evento más multitudinario celebrado en Israel desde que el Gobierno levantó casi todas las restricciones por el coronavirus tras el descenso de casos por la exitosa vacunación.

Decenas de miles de personas, en su mayoría judíos ultraortodoxos, se reúnen cada año en torno a la supuesta tumba de Rabí Shimon Bar Yojai, un talmudista del siglo II al que se atribuye la redacción del Zohar, una obra central de la mística judía.

Las autoridades habían permitido la presencia de 10.000 personas en el recinto de la tumba, pero la prensa local estimó la afluencia en 100.000 personas.

Al menos 45 personas murieron, informó el Ministerio de Salud.

Unas 150 resultaron heridas, y cuatro de ellas estaban en condiciones críticas, agregó.

Rescatistas recolectaron los cuerpos, los metieron dentro de bolsas blancas y los dispusieron en el puso uno al lado del otro. Más tarde fueron llevados al instituto central de patología forense de Israel para su identificación.

«La policía llegó y decidió cerrar» la rampa de salida de una de las hogueras repleta de gente, contó Shmuel, de 18 años y testigo de la tragedia, a la agencia de noticias AFP. «Llegó más gente, cada vez más. La policía no la dejaba salir y comenzaron a apretarse unos contra otros, y luego a aplastarse mutuamente».

«La policía no reabrió [la barrera] hasta que se rompió y toda la multitud explotó sobre los costados. Decenas de personas murieron aplastadas, es una catástrofe», continuó.

El Ministerio de Justicia anunció que el departamento de investigaciones internas de la policía había lanzado una pesquisa en busca de posibles delitos de agentes encargados de la seguridad del evento.

La catástrofe también podría tener implicaciones políticas en momentos de gran incertidumbre en Israel luego de las elecciones sin claro ganador de marzo pasado, las cuartas en dos años.

Netanyahu no ha podido desde entonces formar una coalición de Gobierno, y el plazo se vence a principios de la semana próxima.

Sus rivales políticos quieren poner fin a sus 12 años en el poder y, en caso de que venza el plazo, tendrán ellos la oportunidad de ver si pueden formar una alianza entre agrupaciones de centro, de izquierda y de derecha.

Netanyahu necesita seguir contando con el apoyo de los partidos ultraortodoxos, sus aliados de siempre, para poder tener chances de mantenerse en el cargo.

La prensa israelí informó hoy que, a principios de mes, Netanyahu aseguró a políticos ultraortodoxos que el festival de Lag Baomer se celebraría este año con pocas limitaciones, luego de que el año pasado se restringiera la asistencia.

Las 45 muertes de hoy superan a las 44 ocurridas por un incendio forestal en 2010, que era considerada hasta ahora la mayor tragedia civil en Israel.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar