ECONOMÍA

EL GOBIERNO POR AHORA NO DARÁ UN NUEVO IFE

Insiste en que las herramientas que ya se otorgan y el ATP sirvieron en el momento de parálisis total.

Con las nuevas restricciones para tratar de frenar la segunda ola de contagios por coronavirus, en la Casa Rosada son conscientes de que los problemas en distintos sectores económicos y sociales pueden resurgir o agravarse, aunque no en la magnitud evidenciada durante la cuarentena dura del inicio de 2020.

Por eso, confían, no será necesaria la implementación de los programas de asistencia tan generalizados como fueron el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que en tres cuotas cubrió a 9 millones de personas, y el Asistencia a la Producción y al Empleo (ATP) -que pagó la mitad de los sueldos de hasta 2,5 millones de trabajadores del sector privado en el peor bimestre de la pandemia.

Esos planes respondieron a una parálisis que afectó al 80% de la actividad en todo el país, algo que en los despachos oficiales recalcan esta lejos de lo que se viene en la nueva etapa para frenar la segunda ola de contagios.

Ahora, las medidas apuntan a reducir de manera fuerte la nocturnidad y las reuniones sociales -donde insisten es donde proliferan los contagios-. Si bien admiten que habrá sectores golpeados por las tres semanas por venir, las principales espadas de Alberto Fernández remarcan que el nivel será controlable y que no le soltarán la mano a ningún sector en problemas, pero los instrumentos de auxilio estatal serán otros.

La actividad se está recuperando, puntualizan, apuntalada fuertemente por la construcción y la industria, dos sectores que no se verán afectados en el nuevo escenario restrictivo, si cumplen con los protocolos y las empresas proveen el transporte a su plantel, apuntan.

Para las empresas, el mecanismo de asistencia elegido es el Programa de Reactivación Productiva (Repro II), que reemplazó al ATP y significó la erogación de $4500 millones en diciembre último en beneficio de más de 350.000 empleados. En tanto, su última edición, el mes pasado, implicó al Estado un desembolso de $3800 millones para completar los salarios de 270.000 empleados de sectores no críticos y de aquellos aún sumidos en la crisis pandémica (hotelería, turismo y salud, entre otros).

En ese sentido, y con los nuevos rubros afectados por las medidas sanitarias que arrancan este viernes (gastronomía, casinos y bingos), en la Rosada creen que la cifra de empresas que pedirán el Repro II subirá y que los fondos que vuelque el Estado serán mayores. No obstante, no quieren arriesgar cifras. “Se irá viendo cómo evoluciona la situación”, sostienen fuentes oficiales consultadas por TN.com.ar.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar