Salud

SEGUNDA OLA DE CORONAVIRUS: POR QUÉ PUEDE IMPACTAR MÁS EN LOS MENORES DE 50 AÑOS

Si bien los adultos mayores son los de mayor tasa de mortalidad por coronavirus, ahora todas las alertas se encienden sobre los jóvenes. El virus se propaga con mayor fuerza entre la población de entre 20 y hasta 49 años y las razones son varias. Por un lado, se trata de quienes todos los días deben salir a trabajar, pero también de quienes más han relajado con los cuidados y los últimos en la lista de vacunados.

Con más del 50% de la población mayor de 80 años vacunada, y por tratarse de quienes aún mantienen mayores protocolos de cuidado y menos salen, los contagios en este grupo etario vienen disminuyendo en las últimas tres semanas.

Tanto desde el Gobierno como los infectólogos  consideraron aún prematuro atribuirlo al éxito de la vacunación, pero entienden que -tal como sucede en otros países más avanzados en la inmunización- es muy probable que en las próximas semanas comiencen a verse resultados concretos en ese sentido. Sin embargo, destacan que los datos son alentadores.

La vacunación en adultos mayores

De acuerdo con los datos que sigue semana tras semana el senador provincial de Corrientes Martín Barrionuevo, en las últimas cuatro semanas los contagios entre mayores de 80 años vienen bajando o amesetándose. De representar el 2,5% de total a nivel país, cayeron al 2,2% y en las últimas dos semanas se mantiene en el 1,9%.

En diálogo con este medio, Omar Sued, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), destacó que entre los mayores de 80 años los números de contagio están bajando levemente y la mortalidad también y consideró que se trata de dos datos esperanzadores. “Teniendo en cuenta que el 50% de las personas mayores de 80 años ya están vacunadas, quizás puede ser eso lo que estamos empezando a ver”, señaló.

El investigador de la Universidad de Buenos Aires y del CONICET, Jorge Aliaga, está esperando comenzar a ver los resultados. “Dos a tres semanas después de la vacunación se adquiere inmunidad. Y en promedio la gente se muere dos semanas después de que se contagia. Entonces un mes después de vacunar a una buena parte se debería ver. Me parece que está por aparecer”, indicó. También remarcó que los datos que se publican de Israel e Inglaterra, dos de los países con mayores porcentaje de población vacunada, en general son buenas noticias.

Al igual que Eduardo López, médico especialista en infectología, Sued y Aliaga son cautelosos y esperan ver el comportamiento de los contagios en las próximas semanas y el avance de la vacunación para sacar una conclusión. Lo mismo sucede en el entorno del presidente Alberto Fernández en donde también prefieren no adelantarse e ir siguiendo de cerca el avance de la situación. Pero a estas alturas, la mayor preocupación son los jóvenes.

Qué pasa con los más jóvenes, el foco de contagios

Todos los especialistas coinciden en que la única forma de evitar que se propague el virus es extremando las medidas de cuidado y evitando las concentraciones de personas, algo que se vuelve cada vez más difícil entre los sub 50. Preocupan la mayor contagiosidad y mortalidad de las nuevas cepas que ya circulan de manera comunitaria en la Argentina.

Las nuevas cepas se transmiten mucho más y tienen una mortalidad un 30% más alta que la cepa original, por eso es que se ven más casos de mortalidad en gente joven con respecto a agente grande que ya está vacunada en gran parte y que además se está cuidando”, advirtió Sued.

López coincidió en que tanto la cepa de Manaos, como la británica y la de Río de Janeiro son de alta transmisibilidad y advirtió que el grado de transmisión aumentada es de entre el 30% y el 90%. “La cepa de Manaos ha hecho una mutación que es la E484K que le permite evadir el sistema inmune, esto significa que se requiere mayor cantidad de anticuerpos para neutralizarla”, explicó el médico infectólogo y recordó que una vez que empiezan a circular tienen una muy alta difusión, como ocurrió en muchos países.

A diferencia de los mayores de 80, los contagios de los sub 50 vienen en aumento. En el total país, el mayor porcentaje de infectados corresponde al grupo etario de 30 a 39 años, con el 21,9%, pero apenas tres semanas atrás era del 21%. Le sigue el grupo de 20 a 29 que creció de 20% a 21% en un mes, y el grupo de 40 a 49 años, hoy en 18,6% del total país, pero hace cinco semana atrás era del 18,1%.

No solo se trata de la población laboralmente ocupada sino también de la que más relajó los protocolos de cuidado. “Se ve demasiada gente en la calle, demasiados grupos, demasiada gente junta, muchos que no usan el barbijo; hay que tener un poco más de cuidado en estas situaciones”, indicó el presidente de la SADI.

Los datos sobre la mayor mortalidad de grupos etarios más jóvenes en otros países es hoy una preocupación en la Argentina, no solo por el estrés sobre el sistema de salud que generaría un brote mucho más agresivo sino también por el impacto que tendría sobre la economía, dado que se trata de la mayor fuerza productiva del país.

 

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar