Policiales

CUATRO NIÑOS QUEDARON HUERFANOS POR FEMICIDIO, LA JUEZA LE OTORGÓ LA TENENCIA A LA TÍA

Alicia Taliercio, magistrada de Lomas de Zamora, también resaltó “la dignidad para canalizar el dolor” de Betina Caro, la hermana de la mujer asesinada en 2019.

El sábado 7 de marzo de 2019, Vanesa Caro fue atacada por su expareja delante de los cuatro hijos que tenían en común en su casa de Ingeniero Budge. Ese día, en medio de una discusión, Leonardo Zeniquel la roció con alcohol y la prendió fuego. Ella murió después de agonizar más de seis meses con el 70 por ciento del cuerpo quemado. Entonces empezó el largo camino de una familia para poder rearmarse a pesar de la pérdida.

La lucha llevó dos años pero finalmente la jueza Alicia Taliercio, del Juzgado de Familia Nº 12 de Lomas de Zamora, le otorgó la guarda definitiva de los hijos de Vanesa a la hermana de la mujer asesinada, Betina Caro, y las piezas rotas que dejó el femicidio en el seno familiar pudieron volver a ensamblarse y encontrar algo de paz. “Si nos separaban me moría”, dijo la joven emocionada.

Aunque  ella y sus sobrinos viven juntos desde que ocurrió el hecho, el trámite judicial era una cuenta pendiente que les recordaba todo el tiempo que esa situación podía cambiar. “Tenía miedo de lo que pudiera pasar”, confió Betina, y añadió: “Que alguien los viniera a reclamar o que nos tocara una jueza sin perspectiva de género”. Pero toda esa angustia por la incertidumbre desapareció cuando sonó su teléfono y del otro lado de la línea su abogado le confirmó que nadie iba a poder separarlos.

“Los chicos me veían llorar y me abrazaban y lloraban conmigo”, expresó Betina, que anoche mismo al cortar la llamada compartió con ellos con la noticia. Sin embargo esta vez, después de tanto dolor, las lágrimas eran de emoción y de felicidad no solo por la sentencia sino también por el mensaje, que a través de la misma resolución, les había hecho llegar Taliercio.

“Ardua es y seguirá siendo su tarea, más cuando usted también vive el propio duelo por la tragedia de su hermana, a quien contuvo hasta el final”, escribió la magistrada, dirigiéndose directamente a Betina. “Observo su dignidad de canalizar el dolor en ayudar a sus cuatro sobrinos, siendo un ejemplo a seguir. Éxitos en su hermosa tarea y cuente con el Juzgado en pleno para su acompañamiento”, remarcó.

En otro párrafo, la jueza también tuvo unas palabras para los hijos de la mujer asesinada, que ahora tienen 12, 9 , 8 y 6 años. “Les proponemos estar bien, y en lo posible, ser felices con sus hermosos tíos que están para amarlos y ayudarlos”, expresó Taliercio, y concluyó: “Existen personas buenas que solo quieren amarlos y cuidarlos. Y entre ellas, su jueza Alicia”.

“No puedo creer que se haya tomado el tiempo de escribirnos a nosotros”, admitió la joven entre la sorpresa y el agradecimiento por el gesto que tuvo la magistrada. “Siento que me valoró a mi y a toda mi familia por lo que tuvimos que pasar”, resaltó.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar