Internacionales

BRASIL NO PUEDE CONTROLAR LA SUBA DE CASOS DE CORONAVIRUS

Río de Janeiro y la vecina Niteroi anunciaron este lunes un endurecimiento de las medidas contra el coronavirus. Con una ocupación de más del 90% de sus camas de terapia intensiva, anunciaron diez días de feriados corridos desde el próximo viernes hasta el domingo 4 de abril para restringir al máximo los desplazamientos y frenar los contagios.

La pesadilla que está causando el coronavirus en Brasil es cada vez más visible, en especial en las grandes ciudades. Mientras, se profundiza la grieta política entre los gobernantes estaduales y el presidente Jair Bolsonaro, quien desde un comienzo se encargó de minimizar el impacto de la pandemia y fue tildado de “psicópata” por el gobernador de San Pablo, Joao Doria.

En ese lapso solo se autorizará el funcionamiento de comercios esenciales y regirá un toque de queda entre las 23 y las 5 de la mañana del día siguiente.

En tanto, los bares y restaurantes solo podrán funcionar con un sistema de “delivery”. Las playas, prohibidas al público desde el fin de semana, permanecerán cerradas.

“Esos diez días no son diez días para festejar nada, sino para demostrar empatía y respetar la vida”, dijo el alcalde carioca, Eduardo Paes.

Brasil, con 212 millones de habitantes, registra 295.425 muertes desde el inicio de la pandemia, según datos oficiales. El estado de Río, con más de 35.000 decesos, es una de las regiones más afectados, con 204 víctimas fatales por cada 100.000 habitantes, frente a 141 en todo el país.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar