Sociedad

VIOLENCIA OBSTÉTRICA EN CÓRDOBA

Mariana Wallace, jueza de Niñez, Adolescencia, Violencia Familiar y de Género informó que una mujer en Córdoba «transitó en la clínica un proceso de parto deshumanizado y deshumanizante. El comportamiento de la clínica con posterioridad a tal evento, que gira en torno a la entrega de los restos del alumbramiento sin vida y la documentación correspondiente, fue cuando menos negligente y cruel”.

El hecho ocurrió en 2017, cuando entonces la madre tenía 19 años, la demanda se radicó en 2019 y fue recién en febrero de este año que la resolución tuvo sentencia firme.

«Es una situación que no es el ámbito de trabajo, no juzgamos la mala o buena praxis del personal médico, esto es materia de violencia de género, o eventualmente, daños y perjuicios», expresó la jueza.

En la declaración se constató que en el nosocomio se realizaron prácticas obstétricas sin previa consulta y sin ofrecer ningún tipo de información sobre sus implicancias, que dejó como consecuencias una infantilización de la paciente, que anuló e inhibió todas sus posibilidades de tomar decisiones sobre su salud sexual y reproductiva.

«Durante el proceso de un alumbramiento de un feto sin vida, esta joven madre no fue tratada correctamente, la demanda que se presenta, con todo el informe médico del caso, permite rearmar la situación del alumbramiento, con escenarios concretos», explicó la letrada.

Y agregó que «de ahí surge que los derechos de las mujeres en oportunidades de parto, con alumbramiento con o sin vida, no habían sido resguardados en este caso». Por ejemplo, el derecho de ser informada de la situación de salud y de las alternativas médicas, en este caso no le dijeron que el feto estaba sin vida», contó.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar