Sociedad

SE FUGÓ CON SU AMANTE, LA POLICÍA LO BUSCÓ Y AHORA EXIGEN QUE PAGUE EL OPERATIVO

La imagen del empresario boliviano Kenny Álvarez Echalar empezó a circular por las redes sociales los primeros días de marzo. Su esposa, preocupada, pedía ayuda para encontrarlo porque el hombre no había vuelto a su casa y tampoco conseguía contactarlo por teléfono.

A raíz de la denuncia que hizo su mujer, Marta Reyna Martínez, la principal hipótesis apuntaba a un posible secuestro. La sospecha surgió porque cuando Álvarez Echalar salió en su camioneta del domicilio llevaba encima una gran suma de dinero para realizar trámites bancarios relacionados con el negocio familiar.

Pero cuando días después su vehículo apareció estacionado en los alrededores de un hotel en la zona de San Lorenzo y Congreso, la investigación empezó a contemplar un posible problema doméstico.

Las cámaras de seguridad fueron fundamentales para darle un cierre al caso, que terminó sorprendiendo a los propios investigadores. El empresario no estaba secuestrado ni había sido víctima de ningún otro delito. Lo encontraron sano y salvo alojado en el hotel Colonial de Tafí del Valle, en compañía de una mujer que no era su esposa.

Cuando la aparición de Álvarez Echalar fue notificada a la Unidad Fiscal de Delitos Complejos y se comprobó que el hombre se había ido por sus propios medios para pasar tiempo con la amante, la Policía de la Provincia reclamó a la Justicia su intervención para pedir un resarcimiento económico y compensar así el gasto que demandó su búsqueda.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar