Policiales

LLEGÓ HERIDO AL HOSPITAL, UNA MEDICA LO ATENDIÓ Y EL TRATÓ DE ROBARLE LA MOCHILA

Un indignante e insólito hecho tuvo lugar el domingo en el hospital Iriarte, en Quilmes. Un paciente fue atendido por lesiones menores a la tarde y regresó a las tres horas para intentar robar la mochila de la médica que lo había tratado. Lo detuvo el personal de seguridad cuando se retiraba.

El hombre, de 48 años, llegó al centro de salud tras ser detenido en la zona del río por una serie de disturbios. De acuerdo con Prefectura, había roto los vidrios de un colectivo con un palo y persiguió luego con el mismo artefacto a la gente que estaba en la costanera. Además, según indicaron desde la fuerza al ingresar al hospital, había manifestado que se quería suicidar.

Durante el episodio, se produjo varias lesiones. “Viene traído desde el río porque estaba haciendo lío allá”, contó Tamara, la médica que lo atendió. “Le hicimos la cura de las lesiones, vimos que no tenía nada a nivel de cráneo y se retiró por sus propios medios”, relató.

Sin embargo, a las tres horas el hombre regresó al centro médico, pero con otro objetivo. “Entró por la puerta de atrás y se metió en la habitación en donde dormimos. Estaba yo sola en la primera cama y mis pertenencias en la última. Es decir que atravesó todo el cuarto para agarrar la mochila y llevársela”, indicó la médica. “Además el lugar en el que estamos nosotros está bastante resguardado, es muy difícil llegar si no conocés el hospital”, se lamentó.

Afortunadamente, cuando el hombre salía con la mochila de Tamara, el personal de seguridad detectó lo que sucedía y lo detuvo. “Agradezco que estaba Oscar, que es un fenómeno y hace años que nos conocemos. Se dio cuenta de que un señor salía con mi mochila, la reconoció”, expresó Tamara.

En las últimas horas, un video en el que se ve el momento de la detención del hombre fue difundido y se viralizó en las redes sociales. “Se te atiende, se te da todo, y venís a afanar a la médica, a los que laburamos acá. ¿Laburamos para ustedes, les vivimos salvando la vida y nos afanan a nosotros?”, se escucha que le dicen. Mientras tanto, el delincuente ya había sido esposado.

Pese a lo insólito del episodio, la médica sostiene que no es la primera vez que ocurre algo similar. “Es triste, pero es más de lo mismo. Uno los atiende, no sé si con cariño porque ya entran escupiéndonos, pero se los atiende igual, y pasan estas cosas”, comentó.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar