Sociedad

FORMOSA: UN MEDICO DENUNCIÓ «ENCIERRO ABUSIVO» Y ALLANARON SU DOMICILIO

La Policía de Formosa allanó este domingo la casa del médico Héctor López Cano, quien realizó una huelga de hambre para denunciar las malas condiciones en las que se vive en los centros de alojamiento preventivo implementados por la provincia. La orden judicial con la que los efectivos ingresaron al domicilio del hombre era por una toalla y un control remoto que habrían desaparecido del hotel donde cumplió la etapa anterior de su aislamiento obligatorio. “Esto fue una represalia política”, aseguró el médico.

López Cano trabaja en el Hospital Central de la ciudad de Formosa en las áreas de urgencias y de terapia intensiva. Realizó varios días de huelga de hambre por la “arbitrariedad” y “exceso de cuarentena e hisopados” a los que tuvo que someterse. “Al entrar a la provincia después de haber ido a ver a mi familia a Corrientes, me testearon tres veces. Todos arrojaron resultado negativo”, explicó. Sin embargo, dijo que para las autoridades eso “no fue suficiente”, ya que le indicaron que debía realizarse dos pruebas diagnósticas más.

Pese a que ningún hisopado dio positivo, los médicos lo obligaron a aislarse. Aseguró que lo trasladaron a un hotel en la que “no veía la luz” ni lo dejaban “salir al pasillo” y donde “tenía un Policía de custodia permanente”. “Decidí iniciar una huelga de hambre porque eso no era preventivo: yo no tenía coronavirus”, aseveró.

Debido a las quejas, lo cambiaron de hotel. En el nuevo centro de alojamiento las condiciones eran mejores, según afirmó López Cano, aunque allí “empezó un hostigamiento policíaco”. “Era una tortura psicológica”, expresó el hombre, que empezó a escribir un diario de las cosas que vivió el tiempo que permaneció aislado.

El jueves por la tarde, tras un mes aislado y cinco hisopados que confirmaron que no tenía coronavirus, los médicos le dijeron que podía volver a su casa. “Hoy a las siete de la mañana, con una lluvia torrencial, tres móviles con 20 oficiales vinieron a mi domicilio y me comunicaron que había una orden de allanamiento para buscar una toalla que faltaba del hotel”, explicó.

“Les pedí la orden judicial y me la leyeron. Pregunté si tenían una copia y me dijeron que me la darían en el juzgado”, precisó. Agregó que no le permitieron llamar a su abogado ni “tocar el teléfono”. Dijo que tampoco dejaron que le sacara una foto a la toalla que, finalmente, los efectivos se llevaron secuestrada de su casa y que sostiene que es suya.

López Cano, que quedó imputado por hurto, aseguró que, durante el procedimiento, los efectivos no usaron guantes, camisolín ni máscara. “Me dejaron con una gran preocupación. Eran 20 policías adentro de un espacio pequeño”, señaló. “Yo creo que esto fue un represalia política policial por la huelga de hambre y por denunciar que cinco hisopados y un mes de cuarentena fue algo excesivo”, afirmó. “En un aislamiento preventivo uno tiene libertad. En esos centros de detención no hay”, concluyó.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar