ECONOMÍA

LA CANASTA BÁSICA QUE SE USA PARA MEDIR LA POBREZA AUMENTÓ UN 39% EN 2020

Lo difundió el Indec y mostró un avance mayor a la inflación durante el mismo período. La canasta que mide la indigencia, subió todavía más.

La canasta básica total, que se utilizan para determinar la línea de pobreza, aumentó por encima de la inflación durante el año pasado. Según los últimos datos, cerró en $17.543 por persona. Ese valor subió 39,1% frente el 36,1% que marcó el índice de precios al consumidor. Se trata de un indicador que incorpora alimentos pero también considera bienes y servicios de otro tipo.

Por su parte, la Canasta Básica Alimentaria, que determina la línea de indigencia, terminó el año en $7340 y mostró un alza de 45,5% el año pasado. “La canasta básica alimentaria (CBA) se ha determinado tomando en cuenta los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para que un varón adulto, de entre 30 y 60 años, de actividad moderada, cubra esas necesidades durante un mes”, explicó el Indec.

Con respecto a los datos mensuales, la canasta básica alimentaria (CBA) aumentó 5,1% en diciembre, mientras que la canasta básica total subió 4,7%. Ambos valores representaron el segundo mayor incremento para un mes, luego de los máximos de octubre.

De esta manera, una familia con 4 integrantes necesitó $54.208 mensuales en diciembre para no ser pobre y $22.681 para superar la línea de indigencia.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar