ECONOMÍA

EL JUEVES VENCEN EL PROGRAMA DE LOS PRECIOS CUIDADOS

Comercio Interior confía en anunciar la nueva canasta la semana próxima, con mayor cantidad y variedad de productos. Mientras desarma Precios Máximos busca contener la inflación.

El Gobierno negocia contrarreloj con empresas y supermercadistas el relanzamiento del programa Precios Cuidados que vence este jueves. Busca contener la inflación, pero la industria alimenticia responsabiliza a los productos no regulados como los responsables del alza en el costo de vida.

Mientras desarma Precios Máximos -programa creado durante la pandemia de coronavirus para congelar los valores de los artículos de mayor consumo-, la Secretaría de Comercio Interior intenta sumar cantidad y variedad de productos al nuevo Precios Cuidados. Por eso, las negociaciones avanzan con productores de alimentos, bebidas, y artículos de higiene y limpieza; y con supermercadistas mayoristas y minoristas.

La inflación es una de las mayores preocupaciones económicas del Gobierno, en un contexto de lenta recuperación de actividad tras el freno durante los meses de mayores restricciones para intentar contener los contagios de coronavirus.

Antes de finalizar 2020, el ministro de Economía, Martín Guzmán, había anticipado que la inflación se contendrá este año con mayores controles y diversificación de la competencia. En ese contexto, tanto Precios Cuidados como la Ley de Defensa de la Competencia son dos herramientas clave en la búsqueda de ese objetivo.

La postergación por unos días de la nueva composición y los nuevos valores de Precios Cuidados, obedece a “una doble negociación”, que lleva adelante Comercio Interior, liderada por Paula Español, que implica por un lado renovar Precios Cuidados y por otro desarmar Precios Máximos. “Esta negociación es distinta. No es como la que sucedía hasta ahora, que era sumar productos a Precios Cuidados”, sino que “es sacar productos de Precios Máximos”, explicaron fuentes del organismo.

Actualmente 401 artículos conforman la canasta de Precios Cuidados y funcionan como valores de referencia para los mismos productos de otras marcas. El objetivo del Gobierno es ampliar esa oferta de productos e incorporar, por ejemplo, alimentos aptos para celíacos. Si no lo logra en esta primera canasta del año, el objetivo será hacerlo en la de abril, ya que las renovaciones son trimestrales.

Los precios de los alimentos

Los precios mayoristas subieron 4,2% en noviembre respecto de octubre y, con un acumulado del 29,7% en los primeros once meses de 2020, presionan sobre el índice de inflación de diciembre -que se conocerá el 14 de enero- y sobre el del primer mes de 2021. Si bien la cifra resultó menor al alza del 4,7% de octubre, dejó un piso alto para el cierre del año.

El último dato de inflación disponible es el noviembre, cuando subió 3,2% por debajo del mes previo, en medio de la distensión cambiaria con el retroceso de las cotizaciones paralelas del dólar. El alza de precios fue de 35,8% en comparación con el mismo mes del año pasado.

Si bien el cierre de 2020 se ubicará unos 20 puntos por debajo del de 2019, preocupa al Gobierno de Alberto Fernández la escalada de los últimos meses, especialmente en alimentos y bebidas no alcohólicas que en noviembre mostró una variación del 2,7%, y fue el rubro que registró la mayor incidencia en todas las regiones.

En este contexto, todas las miradas están puestas en la industria alimenticia, pero las empresas enroladas en la COPAL aseguraron que ese sector no es responsable por la escalada de precios y responsabilizaron por la suba a “los productos no regulados por el Gobierno”.

En un comunicado, la COPAL sostuvo que “contrariamente a lo que se viene afirmando, la evidencia indica que mientras que el IPC de alimentos y bebidas estimado a diciembre alcanzó el 40,4%, al universo de productos representados en la cámara, que son regulados por la política de congelamiento, se les ha otorgado tan solo un incremento de entre un 4% y 10,8%, que reflejado en la totalidad de los comercios relevados por el Indec, alcanza un 28,4%”.

Basándose en cifras del organismo de medición, la entidad señaló que los precios de los productos no regulados por el gobierno aumentaron 57%, mientras que el de alimentos y bebidas con precios regulados lo hicieron solo 30%, por debajo de la inflación acumulada en el año del 36%.

Entre los precios regulados, pan y cereales aumentaron 29,4%, leche, lácteos y huevos 26,6%, aceites, grasas y manteca 29,7%, azúcar, dulces, chocolate, golosinas 34,9%, café, té, yerba y cacao 38,5%, aguas, bebidas, gaseosas y jugos 24,4% y las bebidas alcohólicas 25,9%, indicó.

“Se han verificado persistentes incrementos de costos, en algunos casos superiores al 100%, que han dejado a nuestras industrias en una crisis sin precedentes, donde se ha puesto en jaque la sustentabilidad de muchas empresas y empleos”, advirtió la COPAL y reclamó al Gobierno “aplicar medidas inmediatas para revertir y evitar el agravamiento de esta situación”.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar