Política

AXEL KICILLOF HABLÓ CON MILAGRO SALA Y PIDIÓ «NO MÁS PRESOS POLÍTICOS»

El gobernador compartió una imagen del momento de la videollamada en sus redes sociales. La líder de la Tupac Amaru cumple prisión domiciliaria en Jujuy.

El gobernador bonaerense Axel Kicillof mantuvo este miércoles una videollamada con la dirigente social y política jujeña Milagro Sala, que está presa hace cinco años. En Twitter, publicó una foto del encuentro, contó que “hablaron del lawfare” y pidió por su libertad.

La líder de la Tupac Amaru cumple prisión domiciliaria por causas iniciadas a raíz de denuncias del gobierno provincial que encabeza Gerardo Morales. “Me comuniqué por videoconferencia con Milagro Sala. Hablamos del lawfare. ¡No más presos políticos en Argentina!”, escribió Kicillof en su cuenta de la red social.

Días atrás, Sala había recibido la visita del ministro de Defensa Agustín Rossi. El encuentro se produjo al día siguiente de la marcha que organizaron sectores del kirchnerismo en el Palacio de Tribunales para exigir la libertad de políticos detenidos por causas de corrupción, como Amado Boudou, Julio De Vido, Ricardo Jaime, la propia Milagro Sala y Juan Pablo “Pata” Medina, entre otros.

Hace poco más de un mes, Sala calificó de “muy doloroso” seguir detenida en prisión domiciliaria en tiempos de un gobierno “nacional y popular”. Con esas declaraciones, reavivó la polémica con el presidente Alberto Fernández, quien meses atrás había opinado que la líder de la Tupac Amaru y otros dirigentes kirchneristas privados de su libertad no eran “presos políticos”, sino detenidos de forma arbitraria.

“Somos presos políticos, si alguno quiere decir que tenemos una detención arbitraria o que le pongan el título que quieran, pero seguimos detenidos”, enfatizó Sala entonces en diálogo con El Destape. Para la dirigente social, “no se tiene que naturalizar la prisión domiciliaria” que padece, ya que si bien es un paso adelante respecto a la reclusión en un penal, “no es nada agradable”.

Sala estuvo primero alojada en el Penal de Alto Comedero hasta que en 2018 le otorgaron la prisión domiciliaria y, desde ese momento, está en su residencia del barrio capitalino de Cuyaya. “Alrededor de mi casa tengo policías por todos lados. Ni a los genocidas los han tratado así”, lamentó y mencionó su prohibición para “salir a trabajar” y “militar”, que es lo por lo que ella “quisiera estar en libertad”.

Sobre el encuentro que mantuvo con el expresidente de Bolivia Evo Morales, señaló que fue “muy emotivo” que una figura de esa relevancia hiciera una parada en su casa de regreso a Bolivia para “solidarizarse” por su situación. “Para mí, es el representante de todos los pueblos originarios de Latinoamérica. Nos dignificó”, destacó.

La dirigente está presa desde enero de 2016 por la causa “Pibes villeros”, en la que fue condenada por el delito de asociación ilícita a 13 años de prisión por la malversación de 29 millones de pesos en el programa “Mejor vivir 2”, por el que se recibieron fondos, pero no se concretaron las obras.

Sobre Sala siguen pesando dos condenas apeladas: ”Pibes villeros”, que se encuentra desde marzo en la Corte Suprema de Justicia y otra en el fuero Federal que debe resolver la Cámara Federal de Salta por el expediente de 2009, donde fue condenada por atacar al entonces senador y actual gobernador Morales.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar