Policiales

ATACÓ A SU MUJER MIENTRAS DORMIA Y LA DESFIGURÓ CON UNA MANCUERNA CASERA

La víctima está internada en estado crítico. Agonizó casi cinco horas junto a su hijo de tres años hasta que la encontraron. El agresor se escapó.

En la víspera de la Nochebuena un ataque salvaje sorprendió a Daniela González mientras dormía junto a su hijo de 3 años en su casa de la localidad bonaerense de Boulogne. Su pareja, Diego Insaurralde, la golpeó en la cabeza con una pesa y la dejó al borde de la muerte.

La hermana de la mujer de 35 años fue la primera en advertir la agresión de la que había sido víctima. Sin embargo, apenas la vio ni siquiera pudo reconocerla. “Estaba en la cama irreconocible, destruida. Mi hermana no la reconoció, pensó que no era ella”, contó una tía, con la voz temblorosa por la conmoción. Le llevó algunos segundos ubicarse en ese escenario de puro horror, y su primera reacción entonces fue constatar que el nene, al lado de su madre, seguía durmiendo pero no estaba lastimado.

El hecho ocurrió durante la madrugada del 24 de diciembre y la víctima agonizó casi cinco horas hasta que la encontró su mamá. “Cuando vino el médico e intentó inyectarle calmantes, ella (por Daniela) llegó a decir ‘basta, Hugo, basta’”, agregó Alejandra, quien confirmó que así la mujer llamaba a su pareja, el hombre que ahora se encuentra prófugo por el intento de femicidio.

Daniela fue golpeada con “una mancuerna casera, hecha con una lata de leche y rellenada con cemento”, detalló una fuente cercana a la causa a Télam. Los golpes que recibió le desfiguraron la cara y le causaron el hundimiento de cráneo. “Sigue grave en estado crítico. Está luchando por su vida”, se lamentó su tía.

Según los testimonios, la víctima conoció a Insaurralde cuando éste cumplía una pena por “homicidio en ocasión de robo”, cuya condena concluyó hace dos años. “Era una persona callada, no levantaba la voz y era educado. Siempre que pedía plata, la devolvía. El único tema es que es adicto”, sostuvo uno de los investigadores.

En este sentido, la principal hipótesis detrás del brutal episodio de violencia de género apunta a que Insaurralde le pidió dinero esa noche a su mujer para comprar droga y, ante la negativa de ella, casi la mata a golpes. A pesar de esto, no se encontraron denuncias previas en su contra. Lo cierto es que ahora está desaparecido y la familia de la víctima pide justicia. “Tiene un tatuaje en la panza que dice Adrián, otro en el brazo de San La Muerte”, describen para dar con su paradero del sospechoso.

La fiscal Laura Zyseskind, a cargo de la UFI de temática en Violencia de Género de San Isidro, ordenó la detención de Insaurralde el mismo día del hecho y colaboran con la búsqueda la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de esa misma localidad y efectivos de la comisaría de Boulogne. En tanto, familiares y amigos de Daniela se movilizaron con carteles en las últimas horas para pedir por su recuperación.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar