ECONOMÍA

QUITAN LAS RETECIONES A LAS EXPORTACIONES DEL SECTOR Y PONEN EN MARCHA EL NUEVO REGIMEN DE INCENTIVO A LA ACTIVIDAD

A través de un decreto publicado este lunes en el Boletín Oficial, detalló los beneficios la ley sancionada en octubre pasado. Busca incentivar la industria del software, hardware, biotecnología y ciencias nucleares, entre otras. Claves del nuevo esquema.

El Gobierno reglamentó el nuevo Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, que estará vigente durante la próxima década, a fin de incentivar la producción y los servicios de software, hardware. biotecnología y ciencias nucleares entre otras actividades que engloban al tercer complejo exportador del país.

Además, dispuso bajar de 5% a 0% las retenciones a la prestación de servicios efectuados desde el país para el exterior. Para eso, deberán inscribirse en el “Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento”, que de momento no está habilitado. Será la Subsecretaría de Economía del Conocimiento la que en los próximos días dictará las normas complementarias y abrirá la posibilidad de inscripción en el registro.

Así quedó establecido en el decreto 1034/2020 publicado este lunes en el Boletín Oficial, en el que se remarcó que el objetivo de la norma apunta a otorgarle una mayor promoción al régimen para la incorporación, aplicación y adopción intensiva de conocimientos derivados de los avances de la ciencia y de la tecnología a las actividades que se desarrollen, en pos de la mejora y perfeccionamiento de la producción de bienes y servicios.

Esas mejoras se basan en la creciente utilización de las tecnologías de la información y las comunicaciones, el conocimiento científico y el empleo de capital humano con altos niveles de calificación, contribuyendo de esta manera a una mayor competitividad, a la internacionalización empresarial, al desarrollo de una mayor eficiencia y a la incorporación de mayor valor agregado a partir de la innovación, lo que impactará directamente en el bienestar social”, se indicó en los considerandos de la normativa.

Las empresas de Servicios Basados en el Conocimiento (SBS) exportan cerca de US$6000 millones anuales, lo que ubica al sector como el tercer complejo exportador del país. Emplea a más de 450.000 trabajadores, con salarios promedio 35% por encima del resto de la economía. Y apuntan a duplicar la cantidad de puestos laborales hacia 2030.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, destacó que esta ley “es estratégica” y anticipó que con su reglamentación “se consolidan reglas de juego para un sector con gran potencial para la creación y exportación”.

“El crecimiento de las exportaciones y la agregación de valor son indispensables para una dinámica económica virtuosa de mediano y largo plazo. Es por eso que la Ley de Economía del Conocimiento es estratégica”, escribió en su cuenta de la red social Twitter.

Además, señaló que “con su reglamentación, se consolidan reglas de juego para un sector con gran potencial para la creación y exportación de conocimiento generado por el trabajo de nuestros profesionales” y afirmó que “esto también tiene que ver con el compromiso de Argentina con la educación pública de calidad”.

“Este nuevo marco normativo alienta la inversión, la agregación de valor y la creación de trabajo y reduce a 0% la alícuota de los aranceles de las exportaciones de servicios, revirtiendo así el esquema adoptado en el año 2018″, detalló el titular del Palacio de Hacienda.

Puntos principales de la reglamentación

  • Actividades promovidas por la Ley: se considerará actividad promovida con carácter de principal cuando la facturación en Servicios Basados en el Conocimiento represente al menos el 70% del total facturado por la empresa en los últimos 12 meses.
  • Requisitos de inscripción: para poder inscribirse al Registro, las empresas deberán demostrar que el 70% de facturación corresponde a la actividad promovida. En caso de no poder demostrar esa exigencia, se establecen criterios como el carácter estratégico de la firma; el porcentaje de personal afectado a las actividades promovidas; y el grado de desarrollo de las actividades de Investigación y Desarrollo (I+D); la incorporación de las innovaciones a cadenas de valor estratégicas. Asimismo se establecieron la existencia de unidades de desarrollo e innovación formal dentro de la organización; y la comercialización de productos y servicios nuevos que hayan derivado del uso de las actividades promovidas.
  • Inscripción en el Registro: establece que las empresas que quieran contar con los beneficios de la Ley deberán inscribirse en el Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, para lo cual deberán acreditar el normal cumplimiento de sus obligaciones fiscales, previsionales, gremiales y laborales. Toda esa información será corroborada con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el Registro Público de Empleadores con Sanciones Laborales (REPSAL), los sindicatos y las sociedades de gestión, entre otros organismos.
  • Requisitos adicionales: además de la información requerida para inscribirse en el registro, las empresas deberán cumplir con dos de tres de los requisitos adicionales: . a) acreditación de normas de calidad. b) realización de inversiones en capacitación con especial énfasis en aquellas realizadas con el sistema educativo. c) un porcentaje de exportación, cuando éste se corresponda con bienes o servicios desarrollados en el marco de alguna de las actividades de la economía del conocimiento. – Beneficio fiscal. Además de la reducción de las contribuciones patronales y reducción diferenciada por tamaño de empresa del impuesto a las ganancias que establece la ley; se fija en 0% la alícuota de los aranceles de las exportaciones de servicios para las empresas que cumplan con todos los requisitos de la ley y se inscriban en el Registro. Hasta ahora, la alícuota que pagaba este sector por los derechos de exportación era del 5%.
  • Registro actualizado: para mantener la inscripción en el Registro Nacional de Beneficiarios del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, las empresas deberán validar cada dos años el cumplimiento de todos los requisitos iniciales.
  • Fondo fiduciario: el Fondo para la Promoción de la Economía del Conocimiento (FONPEC) se estructurará a través de un fideicomiso y la tasa de aporte de las empresas a dicho fondo será según el tamaño de empresa. Las micro empresas aportarán el 1% de los beneficios percibidos; las pequeñas empresas, el 2,5%; y las grandes empresas, el 3,5%.
  • Destino de los fondos: los recursos del FONPEC se destinarán exclusivamente al financiamiento de actividades de capacitación y formación de MIPYMES. Se concretará mediante diferentes instrumentos, como préstamos, Aportes No Reembolsables, bonificación de la tasa de interés de créditos bancarios y garantías, entre otros.
  • FONPEC: se conformará el Comité Directivo que tendrá a cargo la dirección, con seis representantes titulares y seis suplentes designados por el Ministerio de Desarrollo Productivo; el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación; la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación; y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). Estos ejercerán sus funciones “ad honorem” y entre otras atribuciones deberán analizar las condiciones de las empresas que pidan financiamiento. La Autoridad de Aplicación será la Subsecretaría de Economía del Conocimiento, y en los próximos días publicará las resoluciones necesarias para complementar la reglamentación.

 

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar