Policiales

«HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE»: LAS AMENAZAS DEL EX DE FATIMA APARICIO ANTES DE INTENTAR MATARLA

La defensa de Luis Rondón quiere ir a juicio abreviado para que le bajen la condena de 15 a 6 años. Conmoción en Tucumán.

La situación de Fátima Aparicio, la mujer que sobrevivió a un brutal intento de femicidio a golpes con una maza de albañil por parte de su exposo en Tucumán, es desesperante. Horas antes de que empezara el juicio contra Luis Ernesto Rondón por tentativa de homicidio, el debate se postergó por una maniobra de último momento de la defensa.

Tras un planteo de los abogados de Rondón para conseguir un juicio abreviado, la expectativa de pena podría reducirse de 15 años, como prevé el delito por el que estaba acusado, a seis como máximo por lesiones graves, si es que la Justicia lo avala. Tan solo imaginar esta posibilidad sería para Fátima una sentencia de muerte.

“Mis hijos están con una crisis de nervios”, manifestó esta mañana la víctima, en la puerta de la Fiscalía interviniente donde espera una respuesta que le devuelva la paz. Por su parte, su representante Eduardo Rufino, quien además es el director ejecutivo del cuerpo de abogados para Víctimas de Violencia de Género en Tucumán, aclaró que todavía no fueron notificados formalmente por el tribunal pero anticipó que de ninguna manera aceptarán un cambio de carátula en la causa que implique una pena menor.

Así amenazaba Rondón a Fátima Aparicio

“Ahora la vas a pagar”, empieza diciendo el último mensaje que Luis Rondón le envió a Fátima antes de ese 15 de mayo de 2019, cuando la esperó escondido detrás de la cortina del baño en su departamento y la golpeó siete veces en la cabeza con una maza dejándola al borde de la muerte.

No era la primera vez que la amenazaba. Fátima sufría desde hacía años el maltrato y la violencia por parte de quien había sido su esposo aún después de separarse de él. En este último mensaje, al parecer, el hombre le reprochaba sobre una foto que había subido a las redes. “Ya vas a caer, ya voy a ir y ni te vas a enterar que estoy ahí”, le decía Rondón. La advertencia con la que se despidió de ella fue escalofriante: “Nos vemos Fátima, hasta que la muerte nos separe”.

Después, cumplió con sus palabras y Fátima pudo contarlo porque sus vecinos escucharon los gritos y la salvaron. Sin embargo, tuvo que ser trasladada de urgencia a un hospital inconsciente, con edema pulmonar, coágulos en el cerebro y múltiples fracturas. Pasó las siguientes dos semanas en coma y aunque sobrevivió, todavía convive con los recuerdos traumáticos de ese momento y con el miedo de que vuelva a buscarla “para terminar lo que empezó”.

 

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar