Sociedad

EL NENE DE 10 AÑOS QUE DESCRUBIÓ LA FAMOSA TUMBA DE TUTANKAMON

Howard Carter se llevó los laureles del descubrimiento en 1922, sin embargo quien dio el primer paso fue un niño de 10 años, Husein.

El arqueólogo y egiptólogo inglés Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamon en 1922, luego de siete años de arduas excavaciones en el Valle de los Reyes. Sin embargo fue un niño el que vio el primer escalón en la arena cuando llevaba agua a los obreros. Su nombre era Husein, y tenía 10 años. Sucedió un 4 de noviembre, cuando Lord Carnarvon, que financiaba la búsqueda, amenazó con renunciar a la concesión, cansado de que Carter no tuviera buenos resultados después de tantos años de trabajo.

Sin embargo, el descubrimiento de ese escalón con el que se tropezó Husein fue una nueva esperanza. Husein era el hijo de capataz que dirigía a los peones y Carter lo había contratado como el aguatero oficial de la misión. Cada mañana, el nene llevaba agua a los trabajadores, con la ayuda de su burro, que arrastraba dos grandes tinajas atadas a su lomo.

En su libro sobre el hallazgo, Carter cuenta que estaban a punto de abandonar el Valle y probar suerte en otro lugar. Y detalla: “Al llegar aquella mañana percibí un silencio inusual. La excavación se había detenido y fui consciente de que algo extraordinario había sucedido. Me recibieron con la noticia de que un escalón cortado en la roca había sido descubierto bajo tierra. Me pareció demasiado bueno para resultar cierto, pero una limpieza superficial bastó para desvelar que estábamos en la entrada a una escalera tallada en la piedra, a unos 13 pies por debajo del acceso a la tumba de Ramsés VI y con una profundidad similar al nivel actual del Valle. El corte era el de unos escalones comunes en el Valle. Estaba casi seguro de que, al fin, habíamos encontrado nuestra tumba”, escribió.

Eran 16 escalones que conducían a una puerta bloqueada y decorada con varios sellos, incluido el distintivo de la necrópolis: un chacal que despunta por encima de nueve cautivos atados. Era la tumba de Tutankamon, hijo de Ajenatón, el primer monarca monoteísta de la historia. Era una tumba diminuta, de unos 110 metros cuadrados que habían permanecido intactos, con más de 5.000 objetos amontonados en la antecámara, la cámara funeraria, la cámara del tesoro y un anexo. Dicen que Husein recibió pocas atenciones, que siguió trabajando en misiones arqueológicas como capataz de las excavaciones y hasta fue propietario de algunas tierras.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar