Sociedad

POR PRIMERA VEZ EN ARGENTINA UNA VICTIMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO PODRÁ OCUPAR EL PUESTO DE TRABAJO DE SU AGRESOR

Valeria Juárez fue incorporada a la planta principal del municipio de Santa Rosa, en La Pampa. “Después de tanta lucha, hoy me toca estar festejando", dijo en los medios.

El municipio de Santa Rosa, en La Pampa, se convirtió en el primero de la Argentina en implementar políticas de reparación con perspectiva de género. A través de una ordenanza, permitió incorporar a una víctima de violencia a su planta principal de trabajadores, donde pasó a ocupar el lugar de su agresor.

Se trata de Valeria Juárez, que en las últimas horas comenzó a desempeñarse en el puesto de su expareja, Héctor Fabián Mendoza, luego de que quedara firme la sentencia por violencia de género en su contra.

“Es un hecho histórico a nivel país. Fui incorporada a la planta del municipio y ahora me toca estar festejando”, expresó la mujer de 34 años en diálogo con los medios.

Luego, se refirió a su vínculo con Mendoza y contó cómo la condena contra su agresor coincidió precisamente con la aplicación de la normativa municipal, que le permitió acceder a su nuevo puesto de trabajo.

“Él es mi expareja y hace ya siete años que no estamos juntos, pero han sucedido hechos de violencia que he ido denunciando hasta el día hoy, que terminó en un juicio preso”, detalló Valeria, y agregó: «Justo para febrero, cuando él quedó con una condena firme de cumplimiento efectivo, salió la ordenanza y yo fui la primera en usarla. La estrené”.

Más tarde, Valeria, que es madre de tres hijos de 14, 11 y siete años -el último de su última pareja-, habló sobre las repercusiones que tuvo en su vida la decisión del municipio.

“Es un poco a modo de reparación por todos estos años de lucha y de sufrimiento. Implica una modificación muy grande en mi vida: creo que en años no tuve una alegría tan grande como mi primer día de trabajo en el municipio”, aseguró.

Y cerró: “Es una reparación económica muy grande, porque desde la primera denuncia mi vida se modificó. Tuve que quedarme en mi casa y dejar de asistir a trabajos que tenía, y a veces por miedo hasta dejé de llevar a los chicos al colegio. Te empezás a cerrar por temor a que sucedan hechos violetos. Hasta que en los últimos años me di cuenta de que tenía que poder salir de eso».

La incorporación de Valeria a la planta de la municipalidad surgió a partir de la Ordenanza 6305, sancionada el 27 de enero por el Concejo Deliberante de Santa Rosa.

Al respecto, la directora de Políticas de Género y Diversidad municipal, Gabriela Bonavitta, dijo en diálogo con Télam: “Estábamos ante una situación, la de las mujeres víctimas de violencia de género, que demandaba resolución y, en ese contexto, se avanzó disponiendo que el agente municipal que reciba una sentencia firme por violencia de género será exonerado y la mujer víctima de violencia que así lo requiera, podrá hacer uso de la vacante en el municipio”.

De esta forma, la funcionaria consideró que la normativa representa una política con perspectiva de reparación, “sobre todo por la posibilidad concreta de acceder a un empleo estable, partiendo de que estadísticamente las mujeres y disidencias sexuales son las más perjudicadas en el campo laboral”.

Y agregó: “Muchas veces la dependencia económica suele ser un impedimento para cortar el vínculo con el agresor, porque de ahí se desprenden la necesidad de contar con una vivienda y resolver lo cotidiano; en ese sentido un Municipio que escuche a quienes pueden denunciar las situaciones de violencia y tome este tipo de determinaciones, no solo constituye un hecho histórico y esperanzador sino que también es un mensaje concreto para los agresores: la tolerancia con la violencia de género es cero”.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar