Internacionales

A UN PESCADOR LE EXTRAJERON UN PEZ VIVO DE LA GARGANTA EN EGIPTO

El hombre llegó a la guardia médica sin poder respirar ni hablar y tuvo que ser sometido a una cirugía de emergencia.

Beni Suef es una bella localidad egipcia, ubicada a 150 kilómetros de El Cairo. Lo más destacado de esta ciudad es que se encuentra a las orillas del famoso Río Nilo y cientos de pescadores aprovechan para practicar un poco de este deporte y otros directamente, a buscar suerte y recolectar algo para la cena. Pero quien no la pasó bien fue un hombre de 40 años que tuvo que ser trasladado de urgencia luego de que un pez vivo ingresara a su garganta y casi lo asfixie.

El hecho ocurrió el 7 de noviembre, cuando este adulto llegó a la guardia médica del Hospital Especializado El-Salam “retorciéndose y sin poder hablar”, según los reportes verificados por el sitio egipcio Storyful News. Los doctores intentaron comprender la dolencia del pescador, pero este no podía hablar y ante la desesperación, se dispuso realizar una serie de radiografías y tomografías para darle un diagnóstico.

Cuando los resultados salieron a la luz, los jefes de guardia descubrieron que había un pez vivo en la entrada de la tráquea y decidieron intervenirlo, inmediatamente. El proceso fue bastante escalofriante: al hombre se lo acostó en la camilla y un doctor con dos dispositivos (una especie de linterna y una pinza quirúrgica), agarraron al pequeño ser escamoso que estaba haciendo todo lo posible para sobrevivir.

El parte médico del hospital universitario detalló: “Se realizó una cirugía laparoscópica durante 10 minutos durante la cual, el médico y un equipo asistente lograron extraer el pez vivo ‘en movimiento’ e inmediatamente el paciente fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos en observación y muy monitoreado”.

Los cirujanos, al preguntarle a la familia del pescador sobre estos hechos, confirmaron que él se desempeñaba en el rubro, y que mientras pescaba bajo el agua, tomó un pez en su mano y se sorprendió por la presencia de todo un cardumen. Sin prestar atención, lo que hizo fue meterse el primero en la boca para poder atrapar a los otros y desprevenido, el pequeño animal se introdujo en su garganta. Finalmente la lección es: nunca morder más de lo que puedas masticar (o tragar, en su defecto).

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar