Policiales

DENUNCIARON A UN VECINO QUE TORTURÓ Y MATÓ A SU PERRO

El acusado tendría problemas psiquiátricos y sigue libre. Anoche hubo una movilización para pedir justicia por el animal.

La crueldad con la que fue asesinado un perro en la localidad bonaerense de Villa Ballester es difícil de describir con palabras. Su dueño le extirpó los testículos, le hizo un tajo en el estómago que dejó expuestos sus órganos, le hundió el cráneo y le dejó el ojo derecho estallado. El animal murió horas después del inexplicable ataque y los vecinos se movilizaron para pedir justicia.

El llanto del dogo encendió la alarma en el barrio, alrededor de la casa ubicada en la calle 11 de Septiembre al 5.200. Hubo un primer llamado al 911 que no prosperó y para cuando se logró que un patrullero se acercara al domicilio, apenas el propietario abrió la puerta el animal salió despavorido del lugar.

“Esto ocurrió el lunes al mediodía, cuando los vecinos comenzaron a escuchar los gritos del perro. Llamaron al 911 y a la comisaría, pero les dijeron que no podían hacer nada”, dijo al portal No Ficción Fernando Pieroni, defensor de animales, quien también se ocupó de viralizar el caso en las redes. Y agregó: “A la noche, logran que vaya un patrullero después de insistir. Apenas este hombre abrió la puerta el perro salió corriendo”.

Aunque llevaron rápidamente al perro a una veterinaria del barrio porteño de Saavedra, el esfuerzo de los médicos no alcanzó para poder salvarlo de tanto daño que le habían hecho. El animal murió pocas horas después y la indignación se expandió igual de rápido que la noticia.

A pesar de que hicieron la denuncia correspondiente el asesino no quedó detenido, por lo que anoche los vecinos se manifestaron en el domicilio de esta persona para concientizar sobre la gravedad de lo ocurrido.

“Este tipo ya es conocido en el barrio porque tiene problemas psiquiátricos, vive solo y su familia no hace nada. Viendo lo que hizo está claro que debería estar internado. Tiene varios problemas, ha amenazado a la gente con cuchillos y le grita a la gente”, advirtió Pieroni.

De acuerdo a su testimonio, el acusado, de 26 años, ya tuvo internaciones en centros de salud mental pero desde hace un tiempo volvió a su casa y ahora representa un peligro para todos. “Queremos que lo internen, porque él ya estuvo internado y no sabemos por qué salió. Los vecinos están asustados”, cerró.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar