Policiales

FEMICIDIO DE PAOLA TACACHO: TUCUMÁN MARCHÓ PARA PEDIR JUSTICIA

La novia de la víctima reveló que el asesino también la acosaba. Mauricio Parada Parejas tenía 13 denuncias que el Estado desoyó.

Miles de personas marcharon el lunes por la tarde en San Miguel de Tucumán para exigir justicia por el femicidio de la profesora de inglés Paola Estefanía Tacacho cometido por un exalumno. Mauricio Parada Parejas comenzó a acosarla en 2015, ella lo denunció 13 veces, pero como la Justicia no intervino con medidas de fondo, él concretó sus amenazas: la asesinó en plena calle y luego se suicidó.

En la previa de la marcha, Ana, la pareja de Paola, advirtió que el femicida también la molestaba a ella: “Aparecía en situaciones esporádicas, impredecibles, siempre a la distancia. Alguna que otra vez apareció mandando mails y fotos. Eran mensajes raros y para nada coherentes. Su familia sabía lo que nos hacía a nosotras y a los vecinos”.

Marieta Urueña Russo, representante del colectivo Ni una menos, de Tucumán, señaló: «Hay una negligencia seria y esperamos que se tomen las medidas necesarias porque no es la primera vez que esto sucede en la provincia y refleja que hay un sector de la Justicia que no toma en serio las denuncias de las mujeres”.

La cámara de seguridad de una heladería, ubicada en la calle Monteagudo al 500, captó el momento en el que Parada Parejas atacó a Tacacho. A las 21 del viernes 30 de octubre, dos personas parecen forcejear: eran la profesora de inglés y su exalumno, que la mató de al menos seis puñaladas y al final se quitó la vida. El video fue publicado por la periodista Mariana Romero en Twitter.

En ese instante, varias personas que pasaban por el lugar fueron a asistir mientras otros rodearon al femicida. Incluso uno le tiró gas pimienta para que no se escapara, pero consiguió suicidarse.

Al enterarse de lo sucedido, otra profesora escribió en Facebook que el hombre también la había acosado. Sylvina Bach, docente de Antropología Filosófica, que aseguró que llegó a amenazarla de muerte.

Belén, una prima de Paola, lamentó: «Acá hay dos culpables: uno, que es el que mató, y el otro, que es el Estado, porque la desprotegió y la desamparó. Ella había conseguido varias perimetrales, pero nunca la Justicia ni la familia de Parada Parejas quisieron que él cumpliera esa restricción, las violaba todo el tiempo, nunca hubo un botón antipánico, una tobillera electrónica o una custodia policial”.

De hecho, una de las denuncias fue archivada por «no contar con el espacio físico suficiente” para el personal judicial ni para la cantidad de expedientes en trámite en esa unidad especial. “Tratándose de un hecho de vieja data y hasta tanto se proceda a su efectiva conclusión, dispongo el archivo y la remisión de la presente causa al archivo del Ministerio Público Fiscal”, según el fallo firmado por el auxiliar fiscal José Fernando Isa.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar