Policiales

TUCUMÁN: ACOSOS, AMENAZAS Y VIOLENCIA QUE TERMINÓ EN UN FEMICIDIO

La víctima, Paola Estefanía Tacacho, denunciaba desde hacía cinco años a su ex alumno, Mauricio Parada Parejas, quien terminó asesinándola a puñaladas en plena vía pública.

Paola Estefanía Tacacho, tenía 32 años y era profesora de inglés. Cerca de las 21 del pasado viernes, ella caminaba por Monteagudo al 500 cuando se volvió a encontrar con la misma escena que la perseguía desde hace cinco años: su ex alumno Mauricio Parada Parejas la esperaba y hostigaba para iniciar una relación sentimental, a pesar de que ella se negaba.

En plena vía pública, en el centro de la capital tucumana, Parada Parejas la siguió y Tacacho comenzó a discutir, quería que parara. En ese momento, ella intentó irse pero él la agarró por detrás y la apuñaló con un cuchillo en distintas partes del cuerpo mientras la retenía contra la vidriera de un local. Así reveló el registro de una de las cámaras de seguridad.

Tras el ataque, el femicida la soltó e intentó escapar por la calle Santiago, pero un grupo de testigos lo rodeó e impidió que escapara al arrojarle gas pimienta. Sin embargo, Parada Parejas tomó el cuchillo y se lo clavó en el pecho, lo que lo mató casi en el acto.

La mujer fue socorrida por los vecinos hasta que llegó la ambulancia que la trasladó al Centro de Salud, donde murió a raíz de las heridas ocasionadas en el ataque.

«Un enfermero trató de ayudar a la mujer antes de que llegue la ambulancia, le hizo un torniquete y le contenía con sus manos la hemorragia, pero estaba muy mal, apenas podía respirar», contó un vecino a los medios locales.

Tacacho fue docente de Parada Parejas por un breve período en 2015, mientras él cursaba en un centro de estudios terciarios en Tucumán. Desde ese momento, él comenzó a enviarle mensajes en la red social Facebook, que ella primero ignoró. Luego, pasaron a convertirse en amenazas de muerte e incluso Parada Parejas creó perfiles truchos para contactarse con amigos y familiares.

 

La familia no logra contabilizar las veces que ella lo denunció, tanto en la Justicia tucumana como en Salta, «pero no recibió respuestas, sólo tenía una restricción de acercamiento que no impidió que el acosador cumpliera su cometido«, señaló el movimiento Ni Una Menos provincial en un comunicado.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar