Política

SIGUE LA TENSIÓN ENTRE LA CORTE SUPREMA Y EL GOBIERNO

La ministra de Justicia y Derechos Humanos de la Nación Marcela Losardo y el secretario Horacio Pietragalla Corti anunciaron que el Gobierno no participará de una reunión convocada por la Corte Suprema para analizar el avance de las causas de lesa humanidad.

A través de una carta dirigida al presidente del máximo tribunal Carlos Rosenkrantz, los funcionarios catalogaron como “repentina” la convocatoria y no dudaron en afirmar que es “oportunista”. El rechazo a participar del encuentro se produce en medio de la tensión con la Corte que debe definir si considera constitucional o no el desplazamiento de los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi y el juez Germán Castelli.

El encuentro está pautado para las 15 y tiene como objetivo coordinar el trabajo en los juicios por delitos de lesa humanidad en medio de las limitaciones que impuso el aislamiento social.

“La repentina convocatoria a una nueva reunión por parte de la presidencia de la Corte (ejercida por Rosenkrantz), tras varios meses de insistencia de los organismos de derechos humanos, que son los verdaderos faros en la lucha por la memoria, la verdad y la justicia, no deja de resultar oportunista”, expresaron Losardo y Pietragalla.

El rechazo del Gobierno a la convocatoria de Rosenkrantz no hace más que sumar tensión a un vínculo desgastado. El lunes el titular del máximo tribunal denunció una “campaña de desprestigio” en su contra a través de acusaciones “infundadas”. Fue luego de que desde el Frente de Todos hablaran de un pedido de juicio político.

“Una cosa es un juicio político, que apunta a destituir a un juez por incumplimiento de sus deberes, y otra cosa es el juicio motivado por intereses políticos”, se quejó.

El pedido de juicio político fue presentado por la diputada nacional del Frente de Todos Vanesa Siley por supuesto “mal desempeño y eventuales delitos en el ejercicio de sus funciones”.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar