Ciencia

DESCUBREN INDICIOS DE VIDA EN VENUS

El descubrimiento del gas fosfano en la atmósfera de Venus indica que ese planeta tiene el “potencial” de albergar o haber albergado vida, según un estudio publicado en Nature Astronomy.

De acuerdo al equipo de la Universidad de Cardiff a cargo de la investigación, el descubrimiento “sugiere que Venus podría tener procesos fotoquímicos o geoquímicos”, aunque no implica necesariamente “una evidencia robusta de vida microbiana” en el planeta.

Las observaciones del telescopio James Clerk Maxwell y del Gran telescopio Milímetro/Submilímetro en el desierto de Atacama (Chile) en 2017 y 2019 permitieron a los científicos este hallazgo, que abre una senda en la posibilidad de encontrar vida fuera de la Tierra.

Los astrónomos especularon durante décadas que las nubes altas en Venus podrían ofrecer un hogar para los microbios, que flotan libres de la superficie abrasadora, pero que aún necesitan tolerar una acidez muy alta. La detección de moléculas de fosfina, que consisten en hidrógeno y fósforo, podría apuntar a esta vida “aérea” extraterrestre.

“Este fue un experimento hecho por pura curiosidad, en realidad, aprovechando la poderosa tecnología de JCMT y pensando en futuros instrumentos. Pensé que podríamos descartar escenarios extremos, como las nubes llenas de organismos. Cuando obtuvimos los primeros indicios de fosfina en el espectro de Venus, ¡fue un shock!”, señaló Jane Greaves, una de las líderes del proyecto, en un comunicado publicado por la Royal Astronomical Society.

“Para crear la cantidad observada de fosfina en Venus, los organismos terrestres solo necesitarían trabajar a aproximadamente el 10% de su productividad máxima”, según cálculos de Paul Rimmer de la Universidad de Cambridge. Sin embargo, es probable que cualquier microbio en Venus sea muy diferente a sus “primos” terrestres ya que sobreviven en condiciones hiperácidas.

Las bacterias terrestres pueden absorber minerales de fosfato, agregar hidrógeno y, en última instancia, expulsar el gas fosfina. Les cuesta energía hacer esto, así que no está claro por qué lo hacen. La fosfina podría ser solo un producto de desecho, pero otros científicos sugieren propósitos como protegerse de las bacterias rivales.

El equipo cree que su descubrimiento es significativo porque pueden descartar muchas formas alternativas de producir fosfina, pero reconocen que confirmar la presencia de “vida” requiere mucho más trabajo. Aunque las nubes altas de Venus tienen temperaturas de hasta 30 grados centígrados, son increíblemente ácidas. Tienen alrededor del 90% de ácido sulfúrico, lo que plantea problemas importantes para que los microbios tengan algún tipo de sobrevida.

Los astrofísicos esperan tener más tiempo de trabajo con el telescopio, por ejemplo, para establecer si la fosfina está en una parte relativamente templada de las nubes y para buscar otros gases asociados con la vida que contrasten con las del material encontrado. Las nuevas misiones espaciales podrían ayudar, en un futuro muy cercano, a tomar muestras de las nubes in situ para buscar más señales de vida.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar