Cocina

TE ENSEÑAMOS A PREPARAR ROSQUILLAS DE ANIS CASERAS

Si estás buscando el compañero perfecto para ese mate o el café con leche, quédate acá que te traemos unas impresionantes rosquillas de anís caseras.

No tenés antojo de bizcochitos, una te tienta un bizcochuelo, buscas y buscas pero nunca pensaste en unas increíbles rosquillas de anís caseras. Anota para sorprender a todos con un gran compañero para la mañana o la tarde.

Al principio se freía una masa de trigo y se cubría de miel, luego en la Edad Media se empezaba a bajar con almíbar. Poco a poco la receta fue variando hasta llegar a esta receta y en los cambios notamos el uso del huevo que le da consistencia y la forma de rosca, reemplazando al buñuelo que hace que tarde más en cocinarse.

Para esta receta de rosquillas de anís vamos a necesitar:
600 g de harina común
2 huevos
150 g de azúcar
200 g de leche
Ralladura de medio limón
100 ml de aceite de girasol
100 ml de anís
1 sobre de levadura
Una pizca de sal
Azúcar impalpable para decorar

Ahora si, empezamos tamizando la harina en un bowl, en otro recipiente mezclamos los huevos, el azúcar y el anís y a esa mezcla le agregamos la ralladura de limón. Poco a poco incorporamos la harina mezclando para evitar grumos y sumamos la leche.

Tapamos la mezcla y la llevamos a la heladera media hora. Luego retiramos la masa y la colocamos sobre una base enharinada para que no se pegue y separamos en porciones formando bolitas.

Para lograr la forma de las rosquillas de anís. aplastamos la masa con el palo de amasar y con una cuchara hacemos el agujero del medio. Por otro lado, vamos calentando el aceite en una sartén honda.

Dejamos que la rosquilla de anís se dore de ambos lados, pero es importante que no pongamos muchas al mismo tiempo para que no se peguen. Las retiramos y las dejamos secar sobre un papel absorbente y las espolvoreamos con azúcar impalpable.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar