Policiales

UNA MUJER CONFESÓ QUE AHOGÓ A SU HIJO DE 9 AÑOS DESPUÉS DE DENUNCIAR SU SECUESTRO

Empujó al nene, con autismo, en un canal. Un video reveló que ya lo había intentado poco antes en otro lugar pero un vecino lo salvó en ese momento.

Una mujer que había denunciado el secuestro de su hijo de 9 años ante la policía de Miami, en Estados Unidos, finalmente terminó por confesar que lo asesinó.

Patricia Ripley llamó a la policía el jueves por la noche para denunciar que su hijo Alejandro, con autismo no verbal, había sido secuestrado por dos hombres armados con cuchillos que se habían acercado a su auto para pedir drogas y robarle.

Al día siguiente, la policía encontró el cuerpo del chico en un canal cerca del Miccosukee Golf and Country Club.

No obstante, incoherencias en su testimonio hicieron crecer las sospechas de la policía. Su declaración no coincidía con la de otros testigos y las imágenes de los videos a los que tuvieron acceso los investigadores.

Después de varias horas, la mujer finalmente confesó que lo había matado. «Dijo que estaba en un lugar mejor», señaló la policía del condado de Miami-Dade en un informe, según el canal CNN.

La policía encontró imágenes de una cámara de seguridad en el que Ripley empuja a su hijo en un canal detrás de un edificio las 19.30 y luego se queda mirando. Una vecina que vio al nene en el agua dio la voz de alarma y otros residentes se tiraron al canal y rescataron al chico.

«Una hora después, llevó al niño a otro canal… Esta vez, no había nadie para salvarlo», dijo la fiscal estatal de Miami-Dade, Katherine Fernández Rundle, en una conferencia de prensa el sábado por la mañana.

Tras la confesión, la mujer fue arrestada acusada de asesinato en primer grado e intento de asesinato premeditado en primer grado.

El marido de Patricia y padre de Alejandro, Aldo Ripley, está en shock y no podía creerlo cuando detuvieron a su esposa. «Lo único que diré es que amamos nuestra vida, amamos a Alejandro y no estoy de acuerdo con lo que dicen sobre mi esposa. No es real», afirmó el hombre al canal 7 news.

El crimen causó estupor en el barrio. «Es muy, muy triste», dijo Mary Angel Motiero, una vecina de los Ripley. «Es horrible para la familia», insistió.

«Es una tragedia tremenda lo que ocurrió. Es una situación muy difícil para la familia. Todos están muy afectados ”, dijo el abogado de la familia, Nelson A. Rodríguez-Varela.

Durante su conferencia de prensa, la fiscal Fernández Rundle, sugirió que la incapacidad del niño para hablar no le había permitido comunicar adecuadamente la gravedad de su situación al ser rescatado inicialmente.

«No pudo decir nada a sus rescatadores», dijo Fernández Rundle. «Solemos decir de que los niños no tienen voz. Este es otro nivel de falta de voz. Fue incapaz de decir ‘mami me metió en el agua'», afirmó.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar