Sociedad

TIENEN CORONAVIRUS Y SE ESCAPARON DE LA CLÍNICA PARA COMER UNA PIZZA

En la noche del sábado 16 de mayo, cerca de las 21 horas, el médico denunció que tres de sus pacientes se habían fugado de la clínica de Caseros sin recibir el alta médica. Tras buscar en las cámaras de seguridad, se los encontró sentados en una plaza, comiendo pizza y conversando.

Las cámaras del Centro de Operaciones y Monitoreo de la intendencia de Caseros divisaron a tres personas que no estaban cumpliendo con el aislamiento social, por lo que se activó lo que se denomina “un operativo cerrojo” con equipos de seguridad municipal y el SAME. El mismo debe realizarse manteniendo la distancia y bajo un estricto protocolo sanitario. Tras unos minutos, el equipo logró que las personas decidan regresar a la clínica, donde continuará el tratamiento.

Según se indicó, la mujer, de 39 años, y los dos jóvenes, de 18 y 16 años, son de la Ciudad de Buenos Aires, pero fueron derivados a ese centro asistencial por disposición de la obra social a la que pertenecen, Activa Salud.

El responsable del sanatorio hizo la denuncia ante la Comisaría 1° de Caseros. Resta saber si se les imputará por haber escapado del lugar, ya que su “fuga” implicó un gran gasto a la municipalidad, que debió implementar un operativo de emergencia en el lugar. El domingo por la mañana, Personal de Defensa Civil y Policía aisló la la plaza y desinfectó toda el área, especialmente la zona de bancos de la plaza.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar