Internacionales

TIENE CUATRO AÑOS, SOBREVIVIÓ AL COVID-19 Y AHORA SIGUE PELEANDO CONTRA EL CANCER

Con el permiso de los médicos, Archie dio su primera caminata al aire libre en Inglaterra, después de estar seis semanas aislado.

En medio de la alerta por la pandemia del COVID-19 y el aislamiento social preventivo y obligatorio, surgen noticias alentadoras que conmueven al mundo. Archie Wilks es una de ellas. Tiene cuatro años, vive en la ciudad de Saffron Walden, Inglaterra, tiene cáncer y contrajo el nuevo coronavirus. Pero se curó.

A pesar de los cuidados, Archie contrajo el COVID-19 a finales de marzo. Su familia se asustó y sus integrantes se aislaron de inmediato. Había que cuidarlo ya que, por su condición de riesgo, su cuerpo es más vulnerable.

Archie ya tenía un diagnóstico previo: neuroblastoma, que es un tumor infantil. Pero pudo atravesar el período de incubación del virus. Y, ya de alta, pudo retomar el tratamiento oncológico para mejorar su calidad de vida, según publicó el diario The Sun

Sobre el neuroblastoma

“Es uno de los tumores sólidos más frecuentes en pediatría y la posibilidad de curación depende del estadío en el que fue diagnosticado y de otros factores”, explicó a este medio Ruth Kiman, médica pediatra especialista en cuidados paliativos (M.N. 61.732) y docente asociada de pediatría de la Facultad de Medicina de la UBA.

La especialista agregó: “En estos chicos a veces se puede hacer, como parte del tratamiento, un trasplante de médula, pero para eso hay que ver en qué situación clínica y estadío está, y cuáles son las necesidades y posibilidades para que se pueda curar”.

Después de dos meses, las buenas noticias llegaron. En un nuevo testeo, Archie sorprendió a todos. Se curó del virus. “Fue genial que mi hijo tuviera un resultado negativo”, expresó Simón Wilks, su papá.

En Inglaterra, al igual que en otras partes del mundo, ya está permitió realizar paseos cortos a pie. Los médicos que atendieron a Archie le autorizaron la salida para tomar aire junto a su gemelo Henry y sus papás: “La caminata fue fantástica, nos sirvió para despejar nuestras cabezas”, concluyó Simón.

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar