Sociedad

EL JOVEN QUE VIOLÓ LA CUARENTENA PARA IR A LA FIESTA DE SU PRIMA ESTÁ MAS COMPROMETIDO

Eric Torales Pereyra, el joven con coronavirus que llegó de Estados Unidos y fue a la fiesta de 15 de su prima pese a la cuarentena que estaba obligado a hacer, deberá seguir con arresto domiciliario y será indagado este martes por videoconferencia. Contagió a 20 personas, entre ellos, su abuelo que murió por la enfermedad.

De acuerdo a las fuentes, el fiscal federal de Morón, Santiago Marquevich, lo imputó por propagar una enfermedad peligrosa (artículo 202 del Código Penal) en concurso con el homicidio culposo (artículo 84) y no respetar la orden de cuarentena impuesta (artículo 205).

El fiscal pidió la indagatoria debido a que Torales ya no sería portador del Covid-19 y habría cesado toda posibilidad de contagio.

El juez federal Néstor Barral fijó la fecha del procedimiento judicial al mismo tiempo que rechazó el pedido de excarcelación que presentó el abogado defensor Guillermo Tiscornia.

El joven de 24 años regresó al país de Estados Unidos el 13 de marzo, un día después de que el presidente Alberto Fernández decretara la cuarentena obligatoria para aquellas personas que regresaban de una zona de riesgo.

Antes de abordar el avión en Miami, Eric se sacó una foto con el barbijo y la publicó en sus redes sociales. Horas más tarde, las cámaras de seguridad de Ezeiza lo registraron caminando con la misma protección, lo que evidencia, a criterio de la Justicia, que entendía los riesgos de la pandemia. Pese a ello, asistió al cumpleaños donde había más de 100 invitados

Luego del evento realizado en el salón «Alma de Hornero», Torales fue a la Clínica Adventista Belgrano, en la Ciudad de Buenos Aires, con síntomas de Covid-19: tos seca y 38 grados de fiebre. Fue aislado y los médicos confirmaron que tenía coronavirus.

Las personas que contagió, incluidos sus abuelos, la quinceañera y su mamá, fueron internadas en el Hospital Mariano y Luciano de la Vega y la Clínica Mariano Moreno. Todos los que fueron a la fiesta debieron permanecer aislados, algunos, internados en guardias.

Los testimonios recabados también son claves. Se destacan dos: una chica dijo que lo vio tosiendo y otras contaron que no las quisieron saludar porque, les dijo, venía de un viaje. Por eso, prefería saludar con un gesto. Otros lo vieron «bailando, celebrando y disfrutando de la fiesta».

Artículos Relacionados

Botón volver arriba